¡ALERTAS!

Jorquera

Lo primigenio que resalta de Jorquera (Albacete) es su ubicación en alto sobre una sinuosidad del río Júcar en donde la población parece ajustarse a su trayectoria de manera que la atalaya natural parece realizada para el pueblo y no a la inversa. La roca en escala junto con las casas impecablemente articuladas y a sus pies el corte de la piedra del cañón del Júcar.

Jorquera rio
Ya en la Prehistoria, la estrecha, angosta y sinuosa ribera de río Júcar se posicionaba como lugar esencial para el establecimiento de la especie humana. Prueba de ello son las hachas pulimentadas encontradas en Alcozarejos.
De época romana son los “Villares” y la construcción de los puentes que sirven como medio para cruzar el río como el llamado Puente Viejo o Puente de la Villa.

Del paso de los musulmanes por estas tierras quedan vestigios como las murallas almohades del castillo. Al parecer dichas murallas también cumplían la función de servir como sistemas de regadío extendido entre las huertas de las riberas del río.
Sus murallas son una visita imprescindible, pues se cree que los almohades que las construyeron las aprovecharon como sistema de regadío, extendido entre las huertas de las riberas del río.
Esta fortaleza era la lugar principal de la “Hoz del Júcar” y cabeza adeministrativa del reino musulmán de Axarach.

Jorquera castillo
Las informaciones más punteras acerca de la existencia cristiana en estas tierras durante la Reconquista son muy escasas. La primera Crónica General de España refiere la batalla que el Cid Campeador libró Yusuf en tierras valencianas y la persecución posterior que el mismo D. Rodrigo Díaz de Vivar hizo del rey moro cuando huía hasta el castillo musulmán de Jorquera donde se refugió.
La Reconquista de Jorquera y de toda la ribera del Júcar no se consiguió hasta principios del siglo XIII, y después de varios intentos, en el reinado de Alfonso VIII. La misma crónica referida antes, recoge también la primera campaña de conquista y los acontecimientos desarrollados en ella.
Cuando la incorporación de Murcia, las tierras son repartidas entre los conquistadores. Jorquera, con otros tres castillos más, fueron entregados a D. Pedro Núñez de Guzmán.
La integración en el Señorío de Villena se lleva a cabo en la época que el infante don Sancho disputaba la Corona de Castilla a sus sobrinos, los hijos del infante de la Cerda.

Es entonces cuando otorga Jorquera a D. Manuel a la par que otras villas de la comarca de la Mancha de Montaragón. Desde ese momento la villa de Jorquera y las aldeas de su alfoz, se pueblan con las gentes que van llegando.Y es muy posible que a las puertas de la segunda mitad de esta centuria pasara a ser una de las comunidades más importantes de esta comarca.
Tras el fallecimiento de D. Juan Manuel y sus hijos, Jorquera se unió a los avatares del resto del Señorío, pasando a la Corona unas veces, formado parte de la dote de los infantes castellanos otras, retornando al régimen señorial con D. Alfonso de Aragón en la segunda mitad del siglo XIV, hasta mediados del siglo XV que llegó al poder de los Pacheco.

En 1480 fue entregada al Marqués de Villena por orden del monarca organizando el Marqués el Corregimiento del “Estado de Jorquera”, circunscripción administrativa señorial, cuya capitalidad era el villa de Jonquera donde moraba el Alcalde Mayor o Corregidor Señorial. El “Estado de Jorquera” abarca los municipios de: Abengibre, Alatoz, Alborea, Casas-Ibáñez, Cenizate, Fuentealbilla, Golosalvo, Mahora, Motilleja, Navas de Jorquera, Pozo-Lorente, Valdeganga, Villamalea, Casas de Juan Núñez, Casas de Ves, Villavaliente, Alcalá del Júcar, La Recueja, Campoalbillo, Bormate, Cubas, Calzada de Vergara, Alcozarejos y Maldonado.

En el siglo XIX los puentes del territorio del Estado de Jonquera son determinantes para el frenar el avance de las tropas napoleónicas por estos pagos, durante la Guerra de la Independencia.
En 1874 perdió la capitalidad de la jurisdicción del Estado de Jonquera a favor del municipio de Casas-Ibañez.

En su núcleo urbano destaca la Parroquia de Nuestra Señora de la Asuncion, del siglo XVI. De estilo gótico-renacentista, una sola nave de cuatro intervalos con bóvedas estrelladas. Posee una serie de capillas en su interior pertenecientes a los siglos XVI y XVII, entre ellas, cabe reseñar la capilla de los Maldonado, en cuya cripta descansan los restos de Don Juan Antonio Maldonado Albarracin, Virrey de Calabria por mandato de Felipe V.

Próximo al Ayuntamiento hallamos la casa del Corregidor una construcción del año 1724 en estilo barroco en cuya fachada figura el escudo de la villa de Jonquera junto con el del Marqués de Villena, además de los escudos de los Tomás-Alarcón o de los Ortega. Su escalera principal está cubierta por una bóveda de yesería del siglo XVIII del autor Ruiz de Ris.
Debido al crecimiento que experimentó la población hubo que edificar una nueva puerta de entrada en la murallas y para protegerla de erigió la torre de Doña Blanca. Dicha torre pertenece al siglo XV y fue ordenada construir por el marques de Villena Don Juan Pacheco.

santuario-de-cubas-jorqueraEn la ribera del Júcar se encuentra el santuario de la Virgen de Cubas de estilo dieciochesco, con una parte excavada en la roca y cúpula de perfil levantino.
El origen de su devoción es desconocido. La primera descripción aparece en una relación que se le envía al rey Felipe II en 1579 en donde se lee: “En esta villa y jurisdicción hay una ermita que se llama Nuestra Señora de Cubas”.
Su devoción irá en aumento con el devenir de los años, en mayor medida debido a la crisis ocasionada por las frecuentes epidemias, nevadas, hielos, lluvias torrenciales, calor abrasador y plagas de langosta que azotaron y diezmaron recursos y población.

En el concejo del 22 de mayo de 1645 “se juró por el Corregidor, Justicia y Concejo de Jorquera, la fiesta de Nuestra Señora la Virgen de Cubas, que venía celebrándose desde tiempo inmemorial”.
La tradición mariana de la Virgen de Cubas se ha transmitido en varias fuentes escritas: en “El Pensil del Ave-Maria”, firmado por D.José Villalba y Córcoles se cuenta que la Virgen se apareció en el tronco de una higuera a un pastorcillo. Todavía se conservan los retoños de la higuera en donde tuvo lugar la aparición de la Virgen.

El ultimo domingo de abril la Virgen de Cubas es trasladada desde su santuario a la parroquia de Jorquera, para regresar, de nuevo, al santuario el 22 de mayo, recorrido que realiza en compañía de las embajadas de moros y cristianos que recitan los populares ALARDES a la VIRGEN de època medieval.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: