¡ALERTAS!

El cordero que se convirtió en lobo

Oscar Wilde se preguntaba “¿Qué es un cínico? Uno que conoce el precio de todas las cosas y el valor de ninguna. Traducido al castellano, que existe, a pesar de que algunos leídos trogloditas no quieran reconocerlo y que es hablado por más de quinientos cincuenta y nueve millones de seres humanos, sería un político español.

Lo que en sus albores eran buenas intenciones para dar estabilidad al país, in finem se ha trocado en un arsenal de despropósitos.

El fantaseador anti-casta, que abominaba del poder se ha quitado la carátula – que no el careto, que ése ya lo traía en el ADN- y ya exigiendo formar parte de un gobierno con el “Pedro Picapiedra” donde él sea al Vicepresidente y parte de su chirigota carnavalesca, ministrables; incluidos algún que otro independentista.
Pero como le faltan arrestos o es muy ladino la propuesta la hace en una rueda de prensa. Todo un acto de hipocresía, pues vive haciendo críticas a sus semejantes y en la presencia de éstos los llama amigos a la par que trata de tomar ventaja de la situación.

Decía Esopo “cuando un lobo se empeña en tener razón, pobres corderos”. Pobre “Pedro Picapiedra”, olvida que “dádivas quebrantan peñas y hacen venir a las greñas.”. En su ceguera por alcanzar el poder no ve o no quiere ver que entre Podemos y los barones del Partido Socialista Obrero Español lo van a triturar.

Entretanto la mano derecha, izquierda o gárrula mayor del país de “Pablo Mármol”va lanzando diatribas en contra de la corrupción y vituperando a los corruptos. Es de suponer que la aspiradora anticorrupción habrá empezado a funcionar dentro de sus propios colegas. No debe olvidar Iñigo Errejón que sus pulcros compañeros de Podemos se financian ilegalmente, entre otras, a través de empresas de tecnología militar y repuestos de camiones ubicadas en determinados lugares muy poco afines con la Democracia.

Mientras, su Jefe de filas que de cara a la galería se retrata como antisistema y anti-capitalista presenta una Declaración de Bienes y Rentas en el Congreso de los Diputados donde se observa que percibe ciento setenta y siete mil seiscientos noventa y siete euros brutos a lo largo del año y paga a Hacienda un treinta y cinco por ciento menos de lo que en realidad debiera tributar. A buen seguro que ya ha descubierto que “Hacienda somos todos” sólo era un slongan publicitario.

“Es tal la aflicción que sienten por España y los buenos deseos que saturan su corazón por redimir al saqueado pueblo español de su tragedia” que han trocado sus planes para solucionar los problemas nacionales en un guerra de guerrillas entre ellos. Así a los catalanes de En Común Podemos y a los gallegos de En Marea siguen fieles a su adalid; mientras que la confluencia valenciana de Compromís-Podemos-És el moment han decidido ir por libres.

Ciudadanos parece que se ha retirado a sus cuarteles de invierno y no se pronuncia; espera solapado a que otros den un paso al frente. Desconoce Albert Rivera que el verdadero hombre sonríe ante los problemas, cobra fuerza de la angustia y crece valiente por la reflexión. Y que la valentía física es un instinto animal; la valentía moral es mucho mayor y un coraje más verdadero.

Rajoy, por su parte, ha dejado la pelota en el tejado del contrario. Es sencillo ser valiente desde una distancia segura. ¿A qué juega el Presidente en funciones?.

Como dijo Terencio “ Mala cosa es tener un lobo cogido por las orejas, pues no sabes cómo soltarlo ni cómo continuar aguantándolo.”

Señores representantes, el pueblo los ha elegido para que trabajen en aras del bienestar de nuestra nación, no para que se lucren, adoctrinen, les nuble el sentido la ambición y ejecuten los menesteres más viles; para que trepar se convierta en la misma postura que para arrastrarse. La soberbia nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió.

Matín Lutero manifestaba “ Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.”. ¿Serán nuestros políticos esos tres perros a la vez?… Nadie puede hacer que el ciudadano se sienta inferior si el no lo consiente.

Lucía Ballesteros
lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: