¡ALERTAS!

Ni unidos podemos

Podemos con Coleta Morada al frente, con el propósito de conseguir superar a Pedro Picapiedra, y llegar a ser el rey del mambo, se echó al monte y se apresuró a reclutar una buena colección de vesánicos.

No llegó el sorpasso pero sí el tortasso. Coleta Morada lo achaca al miedo que el españolito de la calle tiene a que ellos lleguen a gobernar.
Obervaba Tomás de Kempis el siguiente lema: “ Por la soberbia y vanidad se han extraviado muchos, llegando a veces a padecer ceguera casi incurable”. Algo similar le ha sobrevenido a Coleta Morada. Autocrítica cero.

No ha sido el voto del miedo el que ha funcionado, ha sido el voto de la cordura. No se puede pretender gobernar con compañeros de viaje que hacen apología de todo lo que les ha impedido abrazar con ansiedad y desmesura el poder.

Gracias a este batacasso, los españoles, estamos descubriendo el libro de reglas de estos incivilizados. Han porteado tan mal su derrota que la han regurgitado en las redes sociales -¡ ay, esos deditos y esas tragaderas candentes!- con frases como: “Este país es una mierda (no hay más que gilipollas)”.
“Votamos mal porque hemos nacido mal”; lo que implica que el resto de los mortales que no les han votado presenta alguna deficiencia que la genética debe estudiar.
“Sobran abuelos”. La solución pasa por que fallezcan o porque se les retire el derecho al voto. Finados resuelven el problema de las pensiones, total si sólo sirven para mantener a los hijos y los nietos, en algunos hogares, con sus pensiones y, además, han contribuido con su esfuerzo y sudor a levantar este país que ellos pretenden defenestrar “ Si hacemos desaparecer España, el PP no podrá ganar más elecciones. Impepinable.”

Según la Constitución española el Título Preliminar en su Artículo 1º reza “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.”. Si abolimos que nuestros mayores dejen de tener su derecho a ejercer el voto estaremos incumpliendo nuestra Constitución, y por tanto, será un delito. ¡Si hay cabras que tiene mejor amuebladas las neuronas que los Pokemon de Pablito Mármo!.

Coleta Morada aspira a gobernar y su adlátere Iñigo Errejón va más lejos, pronosticando que “Heredaremos nuestro país” y propone el siguiente lema “vosotros acabaréis en la urna, para que nosotros ganemos en las urnas”. Pues claro imberbe si hasta el refranero español te asiste: “con el tiempo y una caña hasta los verdes caen”, pero apresúrate no vaya a ser que envejezcas y las nuevas generaciones de tu cuerda te expulsen del Paraíso.

Apelaron a la teoría del pucherazo. ¡Bienvenido, de nuevo, al siglo XIX!. Ya lo decía Giuseppe Tomasi di Lampedusa “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie.”. Coleta Morada que es tan docto podría aplicarse la máxima de Alexei Tolstoi : “ Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.”.

Se apoyan en que las encuestas les engañaron pero no hacen referencia a que dentro de ese arco iris de colores que formaron en el firmamento electoral, el color rojo por antonomasia les acuchilló por los cuatro costados. Podemos, también tuvo su propio idus de Marzo y su genuino Marco Junio Bruto Cepión en la figura de Izquierda Unida.
Coordinadores locales de Madrid, Andalucía y Asturias atizaron de lo lindo para que los suyos se abstuvieran o votaran a otros partidos y en las papeletas para el Senado sólo señalaron la casilla de los candidatos de Izquierda Unida.

Tras la derrota se han retirado a sus cuarteles de invierno para meditar concienzudamente sobre el trompasso y han llegado a la conclusión que la salida más airosa es levantarse en armas los unos contra los otros. Todo muy democrático y pulido. En vez de sumar restan y ahora tenemos dos facciones con las fauces abiertas dispuestas a comerse el uno al otro: los pablistas y los errejonistas. Éramos pocos y……

La Abuela Cebolleta como buena arribista ahora reniega de Podemos y se sacude las pulgas alegando que ella no se presentaba el 26 de Junio. En la victoria todos somos amigos, coleguitas; y en las derrotas el vencido se lame en soledad sus heridas.

Ninguno de ellos parece haber entendido el significado de: Deber, Honor y Nación.

El deber es estar obligado a algo según las leyes o según las normas de convivencia. Honor es la cualidad moral que impulsa a una persona a actuar rectamente, cumpliendo su deber. Y nación no es ni más ni menos que un conjunto de personas de un mismo origen étnico que comparten vínculos históricos, culturales, religiosos, etc., tienen conciencia de pertenecer a un mismo pueblo o comunidad, y generalmente hablan el mismo idioma y comparten un territorio.

Deber de gobernar y honor cumpliendo sus promesas para con los ciudadanos de esta gran nación llamada España.

Lucía Ballesteros

lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: