¡ALERTAS!

Curiosidades (III)

Si las famosas, famosillas y famosejas que pasean su palmito por las revistas del corazón y los programas de despelleje, creen que han sido las creadoras de la figura del cirujano plástico están en un craso error.

Ya en el siglo XV antes de Cristo, los egipcios, también practicaban la cirugía estética.
Arqueólogos alemanes y egipcios han localizado pruebas no sólo en el método de embalsamamiento para mantener los cuerpos sino también procedimientos quirúrgicos para crear prótesis, como en el caso de la joven que se amputó un dedo y le fue remplazado por uno de madera, sujeto con una banda de cuero.

Item contaban con médicos especialistas. Si bien los facultativos de la Antigüedad se dedicaban por norma a la “medicina general”, lo cierto es que los galenos egipcios en muchas ocasiones se concentraban en la curación de una sola parte del cuerpo humano.

Esta arcáica forma de especialización médica fue identificada por vez primera en el año 450 a.C. por el historiador Heródoto, al referirse a la medicina egipcia la describió como: “Cada médico es sanador de una enfermedad y no más… Algunos de los ojos, algunos de los dientes, algunos de lo que pertenece a la barriga”. Estos especialistas incluso tenían nombres específicos. Los dentistas eran conocidos como “los médicos de los dientes”, mientras que el nombre dado al proctólogo se traduce literalmente como “pastor del ano”.

Avón ya empezó a llamar a las puertas egipcias. Amparados en la vanidad o bien por acentuar su belleza o retocar algún que otro defectillo tanto hombres como mujeres llevaban grandes cantidades de maquillaje – o lo que es igual que iba más pintados que una puerta y necesitaban una espátula para quitárselo- que según ellos les brindaba la protección de Horus y Ra.

Los cosméticos los fabrican al más puro estilo artesanal; para ello molían minerales como la malaquita y la galena, y con esta mezcolanza conseguían una sustancia llamada “khol” que aplicaban alrededor de los ojos con instrumentos hechos de madera, hueso y marfil. Con ello, los antiguos egipcios conseguían también protegerse de los excesivos rayos del sol y estar protegidos con el famoso y místico ojo de Horus.

Las mujeres también aplicaban pintura roja a sus mejillas y teñían sus manos y sus uñas con henna , que extraían reduciendo a polvo las hojas de este arbusto recolectadas en primavera y secadas después al aire libre; su color era negro.

Ambos sexos usaban perfumes a base de aceite, mirra y canela. Los egipcios estaban convencidos de que sus maquillajes tenía poderes curativos, y no les faltaba un punto de razón puesto que se ha demostrado que los cosméticos a base de plomo empleados a lo largo del valle del Nilo ayudaban a evitar infecciones en los ojos.

Saritísima, la manchega más universal, no fue la descubridora de las pelucas; los egipcios ya concedían gran importancia a este aderezo femenino y masculino. Se rapaban la cabeza y usaban pelucas de largos diferentes, algunas rizadas y todas ellas cuidadas con sumo esmero.

Cuando aún no se había inventado el sports broadcast paying, los egipcios ya contaban con sus particulares competiciones en abierto. Practicaban deportes como: la lucha libre, pesas, salto de longitud, natación, remo, tiro con arco, pesca, atletismo…

Reyes y príncipes “abandonan los domingos a sus esposas” para asistir a estas competiciones deportivas y jalear a los equipos. Tenían reglas, árbitros neutrales –ahora algunos se pasan y otros no llegan- , uniformes de jugador, lo que no han descubierto los arqueólogos es si las camisetas tenían publicidad impresa y por ende contaban con patrocinadores. Tanto el ganador como el perdedor recibían un collar como premio, el ganador el collar a su superioridad y el segundo por su espíritu deportivo. Ahora se matan por quedar los primeros y cuanto más humillante sea la derrota del contrario mejor.

Jugaban al jockey con una rama de palma, doblado como una especie de bate. La pelota era de fibras de papiro cubiertas con dos piezas de cuero en forma de semicírculo y diversos colores. El balonmano lo practicaba con una pelota de cuero rellena de fibras vegetales, heno o plantas de papiro y una solo por partido. La pesa de la halterofilia era un saco lleno de arena que había que levantar y sostenerlo en posición vertical durante un tiempo. La maratón la corrían alrededor de los templos. El salto de longitud se ejecutaba con dos jugadores sentados frente a frente, piernas extendidas y pies y manos rozándose, mientras un tercer jugador saltaba la barrera sin tocarlos. A falta de piscinas municipales las competiciones de natación se celebraban en el río Nilo.

En el “Vuelva Vd. Mañana” de Larra los egipcios ya estaban más que fogueados. Hacían cola para cortarse el pelo, para realizar un trámite oficial –que todavía no les habían instalado el Internet por falta de material-, en la tesorería los días de pago, donde esperaban con una bolsa de tela en la que depositaban la sal y bebidas que les correspondían como salario.

Hartos de andar a torniscones con sus vecinos los Hititas por el control de las tierras de la actual Siria decidieron hacer las paces con ellos negociando un tratado de paz que está considerado como el primer tratado de paz de los que se tiene constancia y puede verse una copia del mismo en la entrada del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en Nueva York.

Lucía Ballesteros

lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: