¡ALERTAS!

Curiosidades (IX)

“Quienes viajan por el camino inferior de la mediocridad viven el software cultural del ego, la competición, la escasez, la comparación, la extravagancia y el victimismo.”

Nuestros personajes fueron todo eso excepto mediocres. Honoré de Balzac autor de “Papa Goriot” y “La comedia humana” comía entre las cinco y las seis de la tarde, dormía hasta medianoche. Escribía durante quince horas o más. Llegó a escribir cuarenta y ocho horas con solo tres horas de descanso.¿La clave?, Balzac bebía cerca de cincuenta tazas de café al día.

El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, le daba a cocaína mientras dejaba de fumar, ya que dejar el vicio de fumar lo había llevado a una gran depresión.
Fue uno de los primeros en consumirla y defenderla como estimulante y como analgésico y antidepresivo; hasta que se dio cuenta que se había pasado tres pueblos y cinco Comunidades Autónomas, pues la cocaína provocaba una gran adicción y eventuales sobredosis que pueden llegar a producir la muerte.

Las pasadas de frenada de Einstein desde su más tierna infancia hicieron sospechar a sus padres y maestros que el muchacho podía ser retrasado. Einstein no aprendió a hablar hasta los tres años, llegando a los nueve años con un vocabulario bastante escaso y tarde una eternidad en responder a las preguntas que se le formulaban.

Fue un estudiante más bien mediocre y en sus primeros años como científico trabajó completamente solo y aislado. Tanta anormalidad, según Einstein le permitió concentrarse en algunos conceptos esenciales de la vida, como el tiempo y el espacio, y así como llegó a descubrir la teoría de la relatividad.

Leonardo da Vinci necesitó cuatro años para pintar la Gioconda o Mona Lisa, famosa obra que se encuentra en el museo del Louvre de París. La obra sirvió como elemento decorativo en el cuarto de baño del rey Francisco I de Francia en cuya corte pasó Leonardo sus últimos tres años.

Madame de Pompadour degustaba con fruición la sopa de trufas y apio bañados en tazas de chocolate ambarino «calentando los espíritus y las pasiones». Se convirtió en la imagen del champán y prestó gustosa su busto para que sirviera de modelo a las que serían, después, llamadas copas de champán.

Thomas Edison convocaba oposiciones para seleccionar a sus posibles ayudantes. Una de las pruebas consistía en hacer tomar al aspirante un plato de sopa frente a él. Edison evaluaba si el ayudante condimentaba la sopa o no. Si la persona añadía sal sin antes haberla probado, Edison no lo descartaba pues llegaba a la conclusión de que era alguien demasiado inclinado a realizar demasiadas suposiciones. Además dormía en tramos de un par de horas a lo largo de todo el día, una práctica que se conoce como “ciclo de sueño polifásico”.

Ana Bolena , segunda esposa de Enrique VIII, decapitada en la Torre de Londres porque así las gastaba el rey inglés en cuestión de mujeres, tenía seis dedos en la mano izquierda y tres pezones.
Edgar Allan Poe era depresivo, alcohólico y una víctima constante de pesadillas y alucinaciones que marcaron tanto su vida como su obra. Y en ello se basó para escribir toda su obra, en su propia vida.

Francisco de Goya y Lucientes, antes que premio cinematográfico, fue pintor en la corte de Carlos IV. Máximo exponente del Romanticismo español, con estilo propio u precursor de lo que sería la pintura del siglo XX. Su obra más emblemática es “La maja desnuda”. El cuadro siempre ha sido un enigma, los hay que afirman que la maja es la Duquesa de Alba, María Teresa de Silva Álvarez de Toledo, y otros que se trata de Pepita Tudó la amante de Manuel Godoy, trepa oficial en la corte de Carlos IV. Lo de medrar al lado del poder no lo han inventado los políticos de ahora, en España viene de lejos.

Pizarro después de dos años viajando hacia el sur de América en busca, no del arca perdida, sino del tesoro de los Incas y cuando las hambrunas, enfermedades, ataques indígenas sus tropas empezaron a mosquearse y consideraron mandar al garete el tesoro de los Incas, la gloria de descubrir nuevas tierras de las que sólo habían oído hablar a un par de sacerdotes de los que nunca más volvieron a saber.

Pizarro, sin inmutarse, desenvainó la espada delante de sus hombres comenzó a dibujar una línea en la arena con la punta de su arma y se paró delante de todos para decir:“Por aquí, – dijo señalando el lado del sur- por aquí se va al Perú a ser ricos; por allá -señalando al norte- se va a Panamá a ser pobres. Escoja el que sea buen castellano lo que más bien le estuviere.”

Él fue el primero en cruzar la línea y con él sólo trece de los suyos. El 16 de noviembre de 1532, seis años después del suceso, Pizarro y sus hombres derrocaban a Atahualpa, haciéndose así con la capital del Imperio Inca y con todos sus tesoros.

“Vivir, aprender, amar… las cosas importantes de la vida”

Lucía Ballesteros

lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: