¡ALERTAS!

Políticos de baja estofa

La tribuna del Congreso de los Diputados se ha convertido en una platea por la que transita lo peor de la interpretación.

Winston Churchill enunciaba “La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás.”. Algo que nuestros sectarios representantes en la tierra no saben como proceder o no quieren hacer. Ambos comportamientos deberían ser constitutivos de delito moral si el Código Penal contemplase esa figura legal.

Lo primordial para sus Señorías es como asilar sus indignas posaderas en el escaño de manera vitalicia. Las vistas asignadas no han sido del agrado de Podemos porque desde el gallinero son menos visibles, ellos que tan aficionados son a montar y dar espectáculo, tienen que estar representados en la primera fila.
Tras solucionar el problema de donde ubicar cada impresentable sus impresentables traseros, ha continuado la bojiganga.

Ocho meses después volvemos a estar en la casilla de salida. El Presidente en funciones, que de continuar así las cosas, podría convertirse en una nueva figura política a perpetuidad, demanda una “alianza natural” del Partido Socialista Obrero Español y Partido Popular para la creación de un gobierno para nuestro país. Un gobierno que urge y mucho y cuya dilación genera más perjuicio que beneficio a este mal trecho, y a la vez, gran país titulado España.

Pedro Picapiedra se mantiene en el “no”. El execrable socialista no pacta con un partido corrupto. Utiliza a la ciudadanía en su propio beneficio y se postula junto con lo que é denomina las “fuerzas del cambio” a buscar una “solución al atasco político”. Añadiendo “Si actuamos con altura de miras y generosidad encontraremos esa solución y no les quepa duda de que el Grupo Socialista formará parte de esa solución“.
Omite Pedro Picapiedra que su partido, el Partido Socialista Obrero Español, también está inmerso en casos de corrupción, y no pocos. Que hacen de la intolerancia un instrumento cuando se ven conminados por la justicia. Que la Presidenta de la Junta de Andalucía debe ser una desmañada como política cuando necesita rodearse de doscientos setenta y dos altos cargos para llevar a cabo sus funciones como Presidenta, sesenta y uno más del número que se marcó.

Mención aparte merecen los cincuenta y seis altos cargos de de la Junta de Andalucía que disfrutan de ‘casa gratis’. Se trata de sobresueldos de hasta mil trescientos cincuenta y siete euros para que puedan abonar el alquiler de sus residencias. La ‘casa gratis’ es un privilegio del que disfrutan los altos cargos en Andalucía al menos desde hace dieciséis años.
Algo que por otra parte viene siendo habitual en todos los partidos.

España necesita un buen Presidente de Gobierno eso nadie lo duda. Urge un Presidente, pero no un descentrado egocéntrico que haga de la flor del narciso su bandera. Y Pedro Picapiedra es un agitado narcisista, ávido de poder y del que aún sólo sabemos que está dispuesto como enumeraba el filósofo, economista, jurista, historiador, politólogo y sociólogo alemán, Max Weber “ Quien hace política pacta con los poderes diabólicos que acechan a todo poder.” Su programa alternativo ni está ni se le espera.
Porque los socialistas insisten en su laberinto. Parlotean no querer terceras elecciones y ha persistido en el “no” a Rajoy. Ellos, muy “sensatos” abogan por un gobierno sí. Pero cualquier gobierno, no.

Tampoco requiere España un álbum de cromos para coleccionar “estampitas” de figuras demagógicas. Pablo Mármol repudia un gobierno “de la injusticia social” y le marca, de nuevo, el sendero a seguir a Pedro Picapiedra. Ha proclamado a los cuatro puntos cardinales ““El espacio que yo represento aquí gobierna ya en las principales capitales españolas“. Obvia decir que así les va. De Venezuela y de su financiación ilegal ni palabra. No conviene airear los trapos sucios.

Entretanto tres de sus coleguitas de formación han demostrado no gozar de los principios más elementales en cuanto a educación de refiere. Rompe con el protocolo a la hora de vestirse para sentarse en el Congreso y en el Senado. Injuria mediante Twitter, con la palabra , Irene Montero y compartiendo fotografia con otra “senadora gallega” de En Marea y otra “vasca” de Podemos, María Freixanet de En Comú Podem.

No entienden de ética, desconocen lo que significa ser representante de un país pero lo que recuerdan perfectamente son los privilegios que conlleva el cargo.
Así, un diputado por Madrid cobra un mínimo de tres mil seiscientos ochenta y cuatro euros mensuales, los de provincias un mínimo de cuatro mil seiscientos treinta y siete, en ambos casos antes de impuestos.

Quienes ostenten cargos en la Mesa del Congreso y en las Comisiones de esta cámara cobrarán complementos de hasta tres mil trescientos veintisiete más llegando a cobrar el presidente del Congreso doce mil ochocientos cinco si es electo por Madrid y trece mil setecientos si es por otra provincia.

Los diputados que no tengan coche oficial cuenta desde 2006 con una tarjeta para sus desplazamientos en taxi por Madrid con un límite de tres mil euros3.000 euros anuales.
Su comportamiento tan indecente y su doble moral, ¿les permitirá percibir esos emolumentos; o por el contrario, su conciencia, suponiendo que la tenga, les hará renunciar a ellos?.

Un régimen de cuyo nombre nadie quiere acordarse en 1959 fue capaz de aprobar, eso sí, refunfuñando, el Plan de Estabilización.

La política comercial pasó de la autarquía a ser algo más flexible tanto en las importaciones y las exportaciones. Se ofrecieron mayores garantías a la inversión. Se congeló el gasto público. El control empresarial del Estado comenzó a ser transferido a manos privadas.

Se estaba dando paso a la economía de mercado. La tarea fue titánica pero al fin se interpuso el interés de España y de los españoles a la inclinación natural del Estado y quienes lo componían en ese momento. Y el PIB español comenzó a crecer, en 1960 suponía el 5,28% . El crecimiento acumulado en España durante el periodo comprendido entre 1960 y 2015 fue del 533%, muy por delante del 323% de los veintiocho países de la Unión Europea.

John Fitzgerald Kennedy apuntaba “La libertad política es la condición previa del desarrollo económico y del cambio social. Y Napoleón Bonaparte apostillaba “En política hay que sanar los males, jamás vengarlos.

¿Aprenderán sus Señorías o seguirán contemplando su “idealizada imagen” en el arroyo cuan Narciso?. Señorías los españoles no queremos terceras elecciones ni ser moneda de cambio en sus dislates por hacer de la política su profesión.

Lucía Ballesteros

lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: