¡ALERTAS!

Pedro Sánchez: el monito que transmutó a zorro

En la cultura occidental coexiste con la realidad la figura de los Tres Monitos Sabios, uno que no ve, Kikazaru; uno que no oye, Mizaru, y otro que no habla, Iwazaru. Su significado podría ser interpretado como: Negarse a escuchar maldades, negarse a ver maldades y negarse a decir maldades.

Susana Díaz que suele poner una vela a Dios y otra al Diablo catapultó a Pedro Sánchez hasta la Secretaría General del Partido Socialista en calidad de Monito Sabio para que le salvaguardara y defendiera el “Reino de Madrid”. Empero el Monito Sabio transmutó en zorro con la esperanza y la codicia de apropiarse del corral “Gallinas sin cabeza”

Sentó mando en plaza, sacó toda su artillería y se dispuso a vencer a los Filisteos cuán Sansón. Lástima, no contó con el poder de las Valquirias.

Toda guerra para que lo sea necesita mínimo dos bandos, y si sobrepasa ese número mejor que mejor. En el bando opuesto a Pedro Picapiedra : Susana Díaz,Andalucía, Guillermo Fernández Vara,Extremadura, Emiliano García-Page, Castilla-La Mancha, Javier Fernández Asturias, Ximo Puig,Valencia, y Javier Lambán Aragón se escudan en que “”No está en juego el futuro de Sánchez, lo que ahora está en riesgo es la supervivencia del PSOE como el partido que hemos conocido”.

Los fieles escuderos de Sánchez : Iceta, Cataluña, Francina Armengol, Baleares, Sara Hernández, Madrid, Roberto Jiménez, Navarra, Eva Díaz Tezanos, Cantabria, Cesar Luena, La Rioja, Idoia Mendía, País Vasco y Joaquín Fernandez Leiceaga, Galicia; aplauden su audacia: “no hay mejor defensa que un buen ataque”, ironizan.

Y mientras la Casa de York y la Casa de Lancaster dirimen su particular guerra aparece en escena la familia Adams y de sus ataúdes surgen: el contador de nubes, José Luis Rodríguez Zapatero, entonando el mea culpa en su forma de actuar durante su mandato y haciendo hincapié en que el Partido Socialista es incapaz de levantar cabeza. José Blanco, Pepiño, para los íntimos y el país entero, que se muestra desolado con el fracaso electoral y se pregunta.¿ “qué más tiene que pasar para que el PSOE reflexione”. El mega-super-lider del socialismo Felipe González declarando, en alusión a Pedro Picapiedra “Me engañó, me dijo que se abstendría en la segunda votación”.

También entran en acción Pablo Mármol y sus trileros. Podemos, porque somos un fraude, retira el apoyo a los Socialistas en las Comunidades de Castilla-La Mancha y Extremadura. Aragón, Baleares, Comunidad Valenciana y Cantabria también están en la cuerda floja pues sus Presidentes fueron elegidos con la venía de Podemos.

Dos investiduras fallidas y tres fracasos electorales son como para reflexionar si continuar al timón del barco o ceder el mando a otro capitán que sepa navegar por aguas procelosas.
Pero como diría el insigne escritor británico William Shakespeare “No tientes a un hombre desesperado.” Porque “En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser.”. Y por querer llegar a la Moncloa en un ataque de enajenación mental ideó una votación ilegal, indecente e inmoral. Con este último acto de rebeldía el pobre Polichinela cavó su propia tumba con la ayuda impagable de la valquiria andaluza que ha necesitado: dos interrupciones, una votación rota por el escándalo de una urna, un amago de moción de censura, una votación a mano alzada, gritos, cartelones, insultos, chivatos, animaladas por doquier y once horas para cortarle los hilos a su marioneta .

El espectáculo ofrecido por el Partido Socialista Obrero Español dentro y fuera de nuestras fronteras ha sido impagable. No se puede nadar contra natura y en lo más recóndito de su ser son zapios, sucios, barriobajeros; sólo hace falta darles la oportunidad para que lo demuestren. Y ¡Voto a Bríos! que no han defraudado.

El alto ego de Pedro Picapiedra nos ha dejado un panorama incierto y muchas preguntas en el aire. ¿Habrá nuevo debate de investidura?. ¿Si lo hubiere, cómo actuaría el Partido Socialista?. ¿Estamos abocados a terceras elecciones aún sabiendo los Socialistas que para ellos serían un suicidio político?.

Ninguno ha recordado la frase del novelista francés Albert Camus: “Toda forma de desprecio, si interviene en política, prepara o instaura el fascismo”.

Lucía Ballesteros

lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: