¡ALERTAS!

Rajoy no me ha llamado

Ya me consta la preocupación que muchos, y especialmente muchas de ustedes, queridas lectoras, han experimentado en estos últimos días por mi ausencia del nuevo gobierno de España.

Mariano no me llamó, pero sepan que quedo contento porque me ha mandado una suerte de mensaje tranquilizador con la configuración del nuevo gabinete. En efecto: ha tenido la delicadeza de no nombrar a nadie para el Ministerio al que yo aspiraba, el Ministerio de Marina. Un detalle similar al que ya tenía conmigo Aznar. Solo me queda, por tanto, seguir a la espera analizando el nuevo gobierno y lo que significa en estos tiempos de cambio político.

La primera cuestión es reconocer el acierto con las caras nuevas. Una cosa es que Rajoy disponga de ciertas figuras que parecen representar la renovación para que ocupen las vicesecretarías del PP, y otra muy distinta es que la capacidad de las nuevas promesas de moverse en el interior del partido se pueda trasponer sin más a la pericia y efectiva gestión de un Departamento.

Me parece mucho más acertado lo que ha decidido con los nombramientos: buscar políticos acreditados pero que también fueran personas con vida profesional anterior y sobrada preparación teórica (los casos de María Dolores de Cospedal, Juan Ignacio Zoido, Alvaro Nadal e Iñigo de la Serna, por ejemplo).

La segunda es constatar que la lógica ha operado con el mantenimiento del equipo económico, pues sería contradictorio alterar esos ministerios en pleno proceso de recuperación y ajustes, si es que están funcionando.

La tercera es el perfil dialogante de figuras que permanecen o llegan, como Méndez de Vigo, Catalá, García Tejerina y Dolors Monserrat. Y finalmente, la cuarta, es que el periodo de crisis de todas las fuerzas políticas, incluido el partido del gobierno, parece que se va a prolongar durante esta legislatura, puesto que todos los nombramientos obedecen a cierto continuismo (necesario con la que está cayendo), que tiene a las élites políticas de este país embadurnadas en la cautela.

No parece que se pueda exigir mucho más al presidente a día de hoy, con un PSOE a la greña, con el independentismo en auge, y con los que pretendían asaltar los cielos en nombre del pueblo, haciendo aguas ideológicas y personales por todos sitios, gracias a Dios y “a la gente”, que les da la espalda con más decisión, cada día que pasa. Y también, y no menos importante, cuando los otros “renovadores” más moderados, los naranjas, siguen sin fijar posición y carecen de referencias territoriales. Solo hubiera faltado que ahora Moncloa se pusiera patas arriba.

En fin: suerte y mesura, señores y señoras ministros. No olviden la situación de minoría y actúen en consecuencia con capacidad de hablar, de encajar, de transmitir, de sonreír, y de llegar.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Enrique Belda oct12 (4)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: