¡ALERTAS!

Ni con el diapasón cogen el compás

Quevedo, escritor satírico por excelencia sostenía: “Pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y costumbres.”. Buena prueba de ello la han dado cierta cáfila en la apertura solemne de de la XII Legislatura.

El irrisorio Diputado por Jaén, Diego Cañamero, ha desempolvado un nuevo modelito de camiseta, de los muchos que debe tener; cualquiera diría que lleva comisión por exhibirlas; además ha permanecido sentado durante la interpretación del himno nacional.
Si el prócer de la democracia no se siente identificado con el himno y la bandera, símbolos de la nación española, tampoco debería simpatizar con los casi seis mil euros que se embolsa cada mes por hacerse el estrafalario.

Ser portavoz en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente se presupone que implica aportar propuestas para que el agro nacional mejore sus condiciones, que se apueste por la Investigación, el Desarrollo y la Innovación en el campo, que nuestros productos agrícolas sean de la mejor calidad y competitivos con respecto al resto de los demás países miembros. Ser portavoz en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente no es aparecer en la escena parlamentaria cada día como un maniquí “camisetero” burlesco hasta decir basta.

Otro albardán que no podía faltar en la bufonada es Pablito Mármol. El insigne “mangas remangadas” porque acabo de fregar los platos, ha lanzado por su boquita de piñón la siguiente sandez: “No estamos aquí por ser hijos de nadie ni tener sangre azul”.

Haber, Pablito, luminiscencia de lo bufo: Carolina Bescansa es nieta de Ricardo Bescansa Castilla, fundador de los Laboratorios Bescansa y regente de una conocida farmacia compostelana, y sobrina de Jorge Bescansa Martínez, fundador de Televés.

Ramón Espinar es hijo de Ramón Espinar Gallego, Presidente de la Asamblea de Madrid, Consejero de Cultura y Portavoz de Gobierno, Consejero de Hacienda, miembro de la Comisión Ejecutiva Regional de la FSM, del Comité Provincial de la Unión General de Trabajadores, del Comité Federal del Partido Socialista Obrero Español, del Comité Regional de la Federación Socialista Madrileña, Vicepresidente del Consejo de Administración de Caja Madrid y agraciado con una de las tarjetas black.

Sangre azul es posible que no tengan pero si son hijos de papá y mamá. No han salido del arroyo, aunque alguno de ellos vaya intentando mudar el pelo de la dehesa que les cubre y no de gloria precisamente.

Otra gedeonada suya ha sido la de no asistir al saludo ni al posterior desfile. Ello hace calibrar que si algún día llegara al poder, España se convertiría en la Arcadia féliz; y en caso de que llegara a producirse alguna catástrofe no sería el ejército el primero en acudir a socorrer a los afectados sino el visionario Pablito Rasputín con su tropa de badulaques.

La guinda del pastel la ha puesto la portavoz adjunta de Podemos, Irene Montero el declarar “”lo que demostramos con nuestra no asistencia es que estamos en el Parlamento para trabajar, no para saludar al Rey”. Laborar ya trajinan lo suyo y lo de los demás. Montar un numerito cada vez que se reúnen las Cortes da mucho que bregar; y abrirse en canal entre ellos también. Buena prueba de ello es que Podemos Andalucía se emancipa y se declara como organización autónoma soberana que viene a ser algo así como la república independiente de mi casa. Decisión que Iñigo Errejón ha aplaudido como niño con zapatos nuevos si con ello se le asesta una estocada en el hoyo de las agujas a su mentor y padre místico Pablito Mármol.

Si al final va a resultar que los moraditos se merecen cada uno de ellos la Medalla al Mérito del Trabajo. Aunque a lo mejor no hemos excedido un poco, son tan humildes y altruistas que todo lo hacen por el bien de los españolitos y sin pedir nada a cambio.
Tan elevada es su filantropía que Montserrat Galcerán, edil de Ahora Madrid, propietaria cinco inmuebles y copropietaria de otros cuatro en vez de ofrecerlos a los que no disponen de vivienda se planta, como una calabaza de Halloween, en una concentración en apoyo a la ocupación ilegal de edificios.

La abuela Cebolleta que también reclama su papel en esta representación del teatro de lo absurdo se ha quedado en la gloria al afirmar: “que no es contradictorio tener un determinado patrimonio y defender un planteamiento.

Volvemos, de nuevo, a Quevedo, quien aseveraba: “Ruin arquitecto es la soberbia; los cimientos pone en lo alto y las tejas en los cimientos.”

Lucía Ballesteros

lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: