¡ALERTAS!

La curiosa historia de Lady Godiva

La canción “Don’t stop me now” de The Queen, tiene una estrofa que reza “I’m a racing car passing by like Lady Godiva”.
Lady Godiva vivió entre el final del siglo X y el comienzo del siglo XI y al parecer se trataba de una mujer tremendamente bella.

Casada con el conde de Chester y Mercia, un señor feudal inglés que disponían a su antojo de los recursos del territorio que exprimía a sus súbditos con abusivos impuestos y pocos miramientos. Lady Godiva eran más compasivas y buscaban ante todo el bienestar de su gente. Y es así como surge el conflicto entre Lady Godiva y su esposo.

Según la historia que Lord Leofric era un estadista férreo al que sólo interesaba conseguir el mayor beneficio posible de sus siervos. Siempre avizor a las posibilidades de hacerse con nuevos pagos, el noble había hecho recaer sobre los hombres de sus súbditos una excesiva carga tributaria para financiar sus aventuras y un extravagante estilo de vida.

Su mujer, parece ser, que no compartía esta forma de actuar de su esposo. Se trataba de una noble peculiar, pendiente de la vida de sus súbditos y reconocida por sus constantes donaciones y regalos a los miembros más vulnerables de la población. La actitud de su esposo le desagradaba en extremo.

Los consejos y peticiones pronto se tornaron en órdenes y exigencias. Lady Godiva lograba con tensón ganarse palmo a palmo el corazón de la gente y pronto quedó patente que la situación de Leofric era insostenible si ella se marchaba. Su esposo, con la pretensión de poner fin de una vez por todas sus peticiones, accedió: bajaría los impuestos… si ella cabalgaba desnuda por todo el pueblo.

Leofric, no creía que su esposa accediera a ello. No obstante, no contaba con su voluntad de defender a los más necesitados y su confianza en sus seguidores. Después de hacerle prometer que cumpliría su palabra, Lady Godiva hizo proclamar un edicto en el que pedía a todos los habitantes de la región que se mantuvieran un día dentro de sus hogares, con las cortinas cerradas y sin mirar al exterior por ninguna circunstancia.Y la gente, que creía en ella, cumplió su solicitud.

Una tarde a finales del estío Lady Godiva, cumpliendo su promesa, salió a cabalgar totalmente desnuda, cubierta sólo por su larguísima cabellera. La gente, respetuosa, no miró, salvo un hombre llamado Tom que hizo un agujero en su puerta para poder observar. De acuerdo con el relato, Dios lo dejó ciego como castigo.

Existen profusas referencias históricas de este personaje, que en efecto era identificada por su desvelo hacía los pobres y sus abundantes donaciones a la Iglesia, que permitieron ayudar a muchos desheredados en aquellos tiempos, duros para los necesitados.

Otras conjeturas apuntan a vínculos de la leyenda con rituales paganos que en aquel periodo estaban siendo progresivamente eliminados por la religión católica. Según esta teoría, Lady Godiva simplemente habría usado esto como una excusa para cumplir un ritual dedicado a la Diosa de la fertilidad y su esposo habría orquestado todo el engaño.

Por ahora, no podemos saberlo. Sin embargo, son muchos los que creen que la Leyenda de Lady Godiva es tan legítima como su bondad y su devoción.

Lucía Ballesteros

lucia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: