¡ALERTAS!

La cantera es fundamental para hacer grande el fútbol en Ciudad Real

Un equipo de fútbol sin cantera está condenado al fracaso absoluto. Los niños de hoy son los futbolistas del futuro

No importa el nombre ni la edad. Importa lo que hace. No obstante se llama Jose y tiene 27 años. Es uno de los entrenadores de la Escuela Municipal de Fútbol Base de Ciudad Real. Su papel, al igual que el del resto de los 42 entrenadores es muy importante dentro del deporte base de Ciudad Real.

Comenzó en el mundo del fútbol sala. Se dio cuenta que lo suyo no era ser jugador, aunque siempre quiso formar parte de la familia del deporte, por eso, hoy es uno de los entrenadores de esta Escuela de Fútbol Base.

Sus primeros pasos dirigiendo equipos lo da con los prebenjamines de la Escuela. De ahí avanza hasta los benjamines. Una etapa de la que guarda muy buenos recuerdos. Son niños de 7-8 años. Son  esponjas, nos comenta, y el entrenador debe ser capaz de hacer que se diviertan, que jueguen a la vez que van aprendiendo y metiéndose, lentamente, en el mundo del balompié.

Es gratificante esta experiencia, porque son muy cándidos y tienes que mantener su expectación siempre, sin presionarles y cansarles, señala José Miguel. Es una época bonita, donde el entrenador tiene una gran importancia, ya que debes ir trabajando sin que se note. Es la diferencia, señala, con los juveniles, donde están más hechos  como personas y el entrenador debe enfocar su trabajo a sacar jugadores para el equipo de mayor categoría. En ambos casos es fundamental educar en valores, con la salvedad que tiene cada edad.

Le gusta el fútbol base, lo lleva muy dentro. Cree que hay dos tipos de jugadores, el que nace y el que se hace. No obstante es fundamental en ambos casos trabajar y entrenar  duro. La clave para ser jugador, al margen de lo que te salga de dentro, es trabajar, trabajar y trabajar.

Piensa que el deporte base es clave en cualquier deporte y por eso es necesario cuidarlo mucho. Hay que enfocarlo directamente hacia la competición, pero hay que hacerlo con cuidado para no quemar a ningún chico. Esta Escuela tiene 1.000 chicos y muchos monitores y cada uno con su forma de trabajar, pero no tengo duda de que todos tenemos la misma idea “sacar jugadores, hacer competidores dignos de Ciudad Real”.

Preguntado sobre el papel de las Escuelas Deportivas, considera que  deben aportar los conocimientos básicos de lo que está haciendo el alumno y eso no es fácil y hay que trabajar mucho para que los niños/adolescentes aprendan todos esos conocimientos. La base es la diversión. Los niños deben aprender divirtiéndose y quien se divierte es el que gana, que es el que marca más goles. Es un equilibrio constante el que tienes que mantener con el equipo, y no siempre es fácil.

Es cuestión, matiza, de hacer las cosas muy suavemente pero sin dejar de ser constantes y buscando siempre hacer jugadores que puedan subir de categoría y llegar al primer equipo para hacer un buen papel.

Para eso, nos comenta, es básico que en categorías juveniles se siga la misma metodología de trabajo que tienen en el primer equipo. Deben estar preparados para que en cualquier momento puedan subir al equipo de Tercera División y no desentonar. No debe notarse que juega un juvenil. Por eso considera que el papel que juegan los entrenadores de la Escuela es muy importante dentro del esquema del equipo de Tercera División.

Un  momento especial en su vida deportiva fue cuando Alberto Parras le llamó para que probara como segundo entrenador del manchego Ciudad Real. A los diez días le confirmó que sería el segundo entrenador del club. Eso supuso un antes y un después en la vida de José Miguel. Se emociona cuando habla de esa etapa, “tenía un cuerpo técnico expectacular, desde Alberto, pasando por Chema, Raquel, o Javi. De todos aprendí mucho y especialmente de Alberto, un entrenador con muchos conocimientos tácticos y técnicos de fútbol. Nos comenta que “disfruté viendo entrenar a los jugadores y entrenándoles yo, alguna vez”. No duda en afirmar que volvería a repetir esa experiencia sin la más mínima duda.

De hecho, nos confirma que este año sabe mucho más de temas psicológicos, algo fundamental en el mundo del entrenador ya que cada equipo suele tener alrededor de 22 jugadores y cada uno tiene su propia personalidad y hay que adaptarse a ellos y ellos a ti. Es fundamental, prosigue, hacer un grupo, que el vestuario funcione perfectamente son que hay incidentes. Hay que hacer que todas las piezas encajen perfectamente y no haya unas que sobresalgan más que otras. Debe ser un vestuario uniforme y el entrenador debe hacerlo posible.

La temporada avanza y continúa trabajando durante la semana en un equipo, el juvenil B, preparando jugadores para que puedan dar el salto en cualquier momento a categorías superiores. Se refiere a que hace dos jornadas el equipo de Tercera División convocó a cuatro juveniles, del equipo A, debutando tres de ellos. “Ese momento es especial para un entrenador de fútbol base y de juveniles, porque ve que el trabajo que se lleva haciendo durante tanto tiempo está dando sus frutos. Ese es el gran momento, cuando entrenas a jugadores de categorías inferiores y ves que debutan en la máxima categoría”.

Hoy por hoy su máxima ilusión es poder vivir del fútbol, aportar a tu equipo y  a tu ciudad jugadores que puedan vestir la camiseta azulona, con mucho orgullo y aportando al equipo todo lo que han aprendido en sus años de jugadores de la Escuela.

Si Ciudad Real quiere tener un equipo con las máximas aspiraciones, debe de cuidar la cantera y ahí es especial el puesto que ocupan los entrenadores. Así lo ha entendido este año el Osasuna, que mantendrá sus expectativas en la cantera y así lo entiende Eibar, que tiene 24.000 habitantes y su club está en Primera División o el Villareal, 50.000 habitantes y una de las canteras más respetadas de España. Ciudad Real debe volcarse con el Fútbol Base y la cantera juvenil, ya que de ello depende su ascenso a categorías superiores del fútbol.

Mientras tanto, José Miguel, al igual que el resto de entrenadores seguirán formando niños y no tan niños, para que algún día debuten en el primer equipo. Es cuestión de querer ver las cosas.

Anuncios

1 Comentario en La cantera es fundamental para hacer grande el fútbol en Ciudad Real

  1. La disciplina aplicada con mimo es una delicia en cualquier formación, y entrenadores así crean juradores de élite fomentando el lado táctico y técnico del deporte creando un clima inmejorable en la cantera.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: