¡ALERTAS!

Excelsamente desajustados

Aseveraba Benjamin Fraklin, inventor, diplomático, científico que “es una escuela muy cara la de la experiencia; sin embargo, los necios no aprenderán en ninguna otra.”. Pero algunos zaquetes políticos necesitarían millones de vidas para dejar de ser farabutes y encentar el aprendizaje del sentido común; siempre y cuando sean conocedores de que existe y cual es su significado.

La Walkiria andaluza no está neurótica porque que Pedrito Picapiedra la haya relegado al lado oscuro de su vida como si de una pestífera se tratase. Tampoco parece quitarle el sueño que de las quince ciudades con más paro de España, trece sean andaluzas. Que sus concomitantes de Murcia le armaran una moción de censura a Pedro Antonio Sánchez, ex-presidente de Murcia por el Partido Popular imputado por corrupción, aduciendo que había que había que limpiar la institución.

Poco parece haber durado el enjuague porque en el Ayuntamiento de Cartagena, la poltrona de regidor, ha sido usurpada por la socialista Ana Belén gracias al apoyo de José López que está imputado por prevariación, negociación prohibida, malversación de fondos y tráfico de influencias. Es difícil alejarse del barro cuando nos regodea y llena de felicidad vivir enlodados.
Que dos alcaldes y un concejal de la localidad de Cazorla se vean incriminados por delitos de tráfico de influencias y prevaricación y malversación de fondos, tras favorecer a familiares.
Que el caso de los Eres, los Cursos de Formación y Mercasevilla se hayan diluido como azucarillos en agua, con el consabido perjuicio económico y moral que ello ha supuesto para Andalucía.

Lo que verdaderamente le importa a la Walkiria andaluza es el lenguaje y como emplearlo adecuadamente. Para su gobierno ser padre, madre o padres es algo obsoleto. Por ello, a partir del curso 2017/18 en la casilla de datos familiares no aparecerá el nombre del padre, de la madre o representantes legales del menor como venia siendo habitual; sino el de la “persona ‘guardadora”.

También la Conselleria de Sanidad Universal –y del Mundo Mundial- y Salud Pública de la Comunidad Valenciana ha confeccionado una guía no sexista del lenguaje con admoniciones de uso en el ámbito sanitario.

El documento recomienda feminizar profesiones y cargos, el uso de dobles formas o utilizar palabras del género femenino que expresan universalidad. Así, los enfermos pasan a ser personas enfermas, los ancianos por las personas mayores, los niños por criaturas, menores o niñez, clientela en lugar de clientes, enfermería o personal de enfermería por enfermeros-enfermeras, descendencia por hijos….

Arturo Pérez Reverte, se ha hecho eco de la noticia en su cuenta de Twitter manifiestando: “Criaturas y criaturos, supongo. Y resulta que sí. Aunque ya estamos apretadísimos, siguen cabiendo tontos. Y tontas”.

Cabría añadir, y determinados políticos: “Conjunto de seres animados, excelsamente desquiciados, que han derivado en entes por determinar”.

Lucía Ballesteros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: