¡ALERTAS!

La familia del escultor de la estatua del Alférez Provisional avisa con “pleitear” si el Ayuntamiento no les da razón de que van a hacer con ella

El hijo del escultor autor de la obra  asegura  que hace un año intentaron hablar con el Ayuntamiento sobre cual sería su destino, si obtener respuesta alguna  del Consistorio .

Apela “al sentido común del equipo de gobierno” y a que la alcaldesa les llame para que les de razón de adonde irá a parar ” o los herederos se verán obligados  a pleiterar  para que los derechos de autor y de propiedad intelectual de uno de los mas grandes escultores españoles, no se vean vilipendiados”.

Salvador Amaya, hijo del escultor Marino Amaya, autor de la escultura del Alférez Provisional que el Ayuntamiento de Ciudad Real retiró la semana pasada para hacer cumplir la Ley de Memoria Histórica, ha enviado a este digital el artículo que ha publicado en su blog escultorsalvadoramaya.blogspot.com , y que bajo el título de “Agravios y Talibanadas”,  reproducimos en su totalidad :

AGRAVIOS Y TALIBANADAS

Hace un año que la familia del escultor Marino Amaya nos enteramos POR LA PRENSA que el Ayuntamiento de Ciudad Real tenía intención de quitar el monumento al Alférez Provisional, y ya entonces intentamos hablar con alguno de los responsables. Queríamos que nos informaran de qué elementos de la Ley de memoria histórica contravenía el monumento, y es que ya en 2003 se quitó toda la simbología e incluso la leyenda “Alféreces provisionales”. Nunca devolvieron nuestras llamadas, así que pensamos que el gobierno municipal había desechado la idea al tomar conciencia de que la escultura llevaba acompañando a los ciudarealeños medio siglo y que formaba parte del paisaje urbano.

Fue una desagradable sorpresa enterarnos ayer jueves, otra vez POR LA PRENSA, que la habían retirado sin previo aviso. Nuestra familia no se opone al cumplimiento de la Ley, pero no a costa de saltarse a la torera los Derechos de propiedad intelectual, y el monumento a los alféreces está protegido por ellos. Mi padre falleció recientemente y a su familia le corresponde velar durante 70 años para que su obra se conserve con toda la dignidad que requiere una obra de arte.

Nos escandalizamos cuando los talibanes destruyeron los budas milenarios de Afganistán o cuando el ISIS dinamitó la ciudad romana de Palmira, pero aquí en España estamos haciendo lo mismo. Destruir las obras de arte, nos quita lo humano, lo bello y lo ético, y parece mentira que en un país moderno, nuestros gobernantes no hayan encontrado la forma de llegar a la reconciliación, sin necesidad de humillar y vilipendiar a la otra mitad de españoles.

Usar las obras de arte como arma arrojadiza es de una bajeza moral inaudita en pleno siglo XXI. Tiempo han tenido unos y otros de buscar soluciones. Voces expertas pidieron hace tiempo que se acondicionara un museo con todas las obras que se pretenden quitar, y es que se ha obviado que muchas de ellas están firmadas por los mejores escultores que hemos tenido en España. Desde Coullaut-Valera hasta Aniceto Marinas serán grandes artistas que verán manchado su nombre, repudiada su obra y enviados al ostracismo por aquellos que han antepuesto una ideología política al carácter artístico de la obra.

Y es que precisamente la Ley de Memoria Histórica dice que no se aplicará la misma cuando concurran razones artísticas. Esa misma Ley que obliga a redactar un informe que detalle qué elementos la contravienen, y que hasta donde yo se en Cuidad Real no se ha hecho.

Claro que no, porque no existe ningún elemento objetivo que hiera sensibilidades. Es más, la escultura al Alférez Provisional, y desde el 2003 intitulada, se convirtió en una alusión a las Fuerzas Armadas por estar ubicada cerca del obelisco que les rinde homenaje. Si imitamos la conducta de Doña Pilar Zamora e interpretamos la Ley de forma subjetiva, ni siquiera los Alféreces incumplen la Ley, no se identifican con ningún nombre propio, con ninguna persona concreta, fueron una generación de estudiantes perdida que iban a la guerra, sin mas.

Leía en la prensa ayer jueves que el gobierno municipal quería contar con los ciudadanos y pedir opinión; dudo que lo hayan hecho pues ni siquiera han contado con la familia del escultor y han violado los derechos de autor y propiedad intelectual. Lo mínimo que se pide a un gobernante es que haga las cosas bien, con mesura, con tiento, en frio y procurando el bien de todos y no prevaricando.

Está visto que es mucho pedir, lo cual es lamentable. Aún no he hablado con mis hermanos para saber que medidas legales tomar, aún confío en que la Alcaldesa tenga a bien llamarnos e informarnos porque parece haber olvidado que personas somos todos y que contamos con los mismos derechos de representación y deberes para nuestros conciudadanos

Monumento a los caídos en el trabajo (Puertollano)

Mi padre, Marino Amaya, como todos los escultores que vivieron en España durante los 40 años del Régimen del General Franco, se han visto afectados por las decisiones arbitrarias de esta Ley. Cuarenta años de trabajo dan para mucho en la vida de un artista, tanto para trabajar por encargo de particulares, como para realizar obra pública; ahora parece que tuvieran que pedir perdón por haber vivido.

Precisamente en Castilla la Mancha, siempre trataron bien a mi padre y él a cambio dejó aquí sus mejores obras, el monumento a los caídos en la mina de Puertollano o el Quijote y el Sancho de Alcazar de San Juan son buena muestra de ello. Mi padre ya falleció y afortunadamente no ha visto esta tropelía, le habría destrozado. Era una de sus obras favoritas, a pesar de lo trágico que conmemoraba, la muerte de jóvenes universitarios que lucharon acorde a sus convicciones, conservaba el estilo infantil que le dio fama mundial. Tenía cierto carácter amable y tierno muy característico en la obra de Marino Amaya.

Hace ya muchos años, “desapareció” de la Diputación de Guadalajara un busto que realizó de José Antonio Primo de Rivera y un monumento en Socuellamos. No queremos que pase lo mismo, las obras de arte no deben desaparecer y menos cuando han sido sufragadas con dinero público o por suscripción popular. Hay que rendir cuentas a los ciudadanos de cómo se gestiona el patrimonio común, y en este caso pareciere que con nocturnidad y alevosía hacen desaparecer un bien cultural propiedad de TODOS los ciudarealeños y se niegan a dar explicaciones.

Pues yo me rebelo, exijo saber dónde está la obra de mi padre y que la traten con dignidad. Me niego a consentir que hagan escarnio de ella destrozándola o dejando que el polvo la entierre en un almacén del que nadie se ocupa.

El monumento al Alférez tiene vocación pública y así debe permanecer, si no es en las calles de Ciudad Real, en una Institución que sepa valorar el carácter artístico. Desde aquí apelo al sentido común del equipo de gobierno, nos den razón de donde está la obra de mi padre porque los herederos lamentaríamos mucho tener que pleitear para que los derechos de autor y de propiedad intelectual de uno de los mas grandes escultores españoles, no se vean vilipendiados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: