¡ALERTAS!

5 claves para afrontar los próximos veinte años de convivencia en Cataluña

Las cosas no solo se han puesto mal, vienen, además terriblemente dadas en el futuro próximo. Los consejos están para no prestarlos, especialmente en situaciones graves.

Pero como aquí opinan a diario los “todólogos”, me permito expresar lo que me gustaría que hiciéramos, a través de estos cinco consejos:

1º) Todos los españoles, especialmente los residentes en Cataluña, hemos de comenzar por reconocer que tenemos un problema, grave, y que permanecerá en el tiempo.

2º)Es preciso reducir las expectativas de acuerdos a corto plazo. Es especialmente necesario que estemos alerta frente a los salvapatrias de cualquier signo que quieran alterar el actual sistema de Comunidades Autónomas de manera drástica. Una reforma de la Constitución y de las leyes nunca será, por sí sola, suficiente, para resolver un problema sentimental de pertenencia, identidad y emociones. Desconfiemos de los vendedores de crecepelo.

3º) La convivencia exige comenzar por mejorar las formas. Si evitamos el insulto, la descalificación, e incluso, estar manoseando el asunto en cada conversación que expresamente no se dedique al tema, pues mucho mejor.

4º) Todos estamos orgullosos de nuestros símbolos, pero por irrenunciables que sean, deben tener un contexto y finalidad. No creo que ninguna bandera deba tener más respeto, y ha de tener mucho, que un ser humano. Hay un término medio entre avergonzarse de la bandera de España, como ha pasado hasta ahora cuando no hay futbol, a sacarla hasta en las discotecas. A los queridos compatriotas que usan banderas no estatutarias, como las esteladas de todos los colores, pues que la disfruten pero que piensen que también hay una bandera de todos que es la senyera. Si es más integradora, debería suscitar como símbolo mayor acogida, más que nada por lo que significa de respetar a los propios vecinos y a la familia.

5º) Mentalizarse de la imperiosa necesidad de reformar la educación en toda España. El adoctrinamiento se evita simplemente enseñando a la gente derechos humanos y respeto al prójimo. La diversidad y la reflexión es el freno a los nacionalismos de todo orden. Los maestros han de tener un estatuto más fortalecido y definido pero en dos sentidos: por una parte reconocerles su autoridad y capacidad para que actúen en las escuelas públicas con tranquilidad. Pero de manera paralela, hay que exigirles como brazos de asentamiento democrático y acción de los poderes públicos, su compromiso inequívoco con el Estado de Derecho y su papel básico en la formación de ciudadanos, subrayando que no tienen derecho en los niveles básicos y medios a adoctrinar y trasladar sus frustraciones a los niños y niñas que caigan en sus manos.

Eso es todo, no olviden que es fácil escribir desde la lejanía de los que aguantan en su casa el chaparrón, y disculpen el atrevimiento. Pero no deja de ser una opinión sobre lo que también es mi casa: una España integradora y plural.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: