¡ALERTAS!

Por fin llegó el día: hoy hablo bien de Pablo Iglesias

Solo las mentes de los sectarios niegan la realidad de que todas las personas tienen una parte buena o salvable, por mucho que cueste encontrarla, como en el caso de este político español.

Lo que se esperaba del movimiento Podemos como partido regenerador, o simplemente como antídoto a la corrupción, jamás se cumplió. Ha sido difícil ver en ellos un ejemplo de convivencia y propuestas racionales. Pero este mes, pasando casi inadvertido, algunos hemos encontrado en el proceder del cabeza de esta formación, un ejemplo de comportamiento que le honra completamente como político y como ser humano. La lástima es que no sea seguido por todos los padres de este país que están como él, (cosa que no es siempre sencilla), en condiciones de hacerlo.

Me refiero a la anunciada desaparición de la vida pública durante la mitad de la baja de paternidad, para turnarse con la madre de sus hijos, que además han necesitado atención adicional por el parto prematuro. No hay demagogia alguna: o se cree en la igualdad en estas cosas, o pones excusas. Y aquí, a diferencia de otras parejas que seguramente en beneficio de todos hacen otro reparto, el padre y la madre de los niños trabajan en lo mismo y con parecida remuneración. No siempre es posible cuando uno de los dos progenitores es autónomo, o simplemente otro está en el paro, pero díganme si no conocen casos cercanos de padres a los que se llena la boca de igualdad y feminismo, y en el otro lado, aquellos que glosan a la familia y la descendencia, y ni unos ni otros comparten responsabilidades efectivas.

El político extremista (no deja de serlo por que haya acertado plenamente en esto), redondeó el anuncio de su baja por paternidad con un agradecimiento a la sanidad pública madrileña (gestionada durante décadas por el PP), y dijo algo que ya me han leído a mi en estas páginas, y que no se porqué les escuece a algunos de la nueva derecha (más derecha que la mía): “Nuestro país cuenta con algo más importante que cualquier himno o bandera: un sistema sanitario universal. Les contaremos a nuestros hijos que nada merece más lealtad que eso”.

Pues sí. A mi me enorgullece también mi patria y mi bandera en la medida que simboliza el respeto a los derechos y prestaciones básicas, cumpliendo con los ciudadanos. Que Blas de Lezo tuviera un par de huevos o que no se pusiera el sol en nuestro imperio, es el adorno, pero la carne de gallina en el amor a España de un político del siglo XXI, ha de venir principalmente de la satisfacción por haber cumplido con la protección y eficacia de los derechos de las personas que habitan en su territorio y a las que sirven.

Eso es el honor y la lealtad de un servidor público. Suerte a Pablo Iglesias y enhorabuena para una vez que acierta en lo que dice, y hace. Feliz año.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: