¡ALERTAS!

El feminismo toma la calle

Con la perspectiva que va dando el tiempo convendría reflexionar sobre las acciones y reacciones del ser humano.

Definimos feminismo como doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres. Y nos abalanzamos a la calle para vindicarlo. Y nos asiste todo el derecho a manifestarlo. Pero no nos favorece imponerlo.

El ser humano es muy complejo, único, y por ende, no se puede generalizar. Ni todos son afables ni todos son canalla.
Si existe una brecha salarial entre hombres y mujeres hay que denunciarla en las mesas de negociación colectiva entre empresarios y sindicatos. Sindicatos que no estén politizados y les hagan el trabajo sucio a sus respectivos partidos. En ese caso habrá que poner blanco sobre negro, y dar a conocer el nombre de las empresas que actúen de esa manera. Habrá que pedirle a los sindicatos que no se manifiesten en las calles en contra de los veinte días de indemnización por año trabajado y lo apliquen cuando despiden a sus propios empleados.

No se puede abuchear, en una manifestación feminista, a mujeres como a las Diputada por Ciudadanos Patricia Reyes; y a la Concejal Begoña Villacís, porque el movimiento feminista pertenece en exclusiva a la izquierda. Como si las mujeres de izquierdas fueran de un rango superior a las que disienten de sus ideales. Como tampoco puede restar importancia a estos insultos Albert Rivera porque defenderlas restaría votos.

Al igual que no se puede ser feminista y florero a la vez. Cuando nuestra posición nos permite gozar de todos los lujos a nuestro alcance es mucho mejor para el género femenino hacer uso de nuestras prerrogativas para mejorar la vida de aquellas que no han sido tan afortunadas y dejar de hacer el paripé.

Mujeres ha habido a lo largo de la historia que han servido de gran ejemplo para otras y han abierto el camino para lograr la igualdad. Algunas de ellas pagando un precio muy alto. El camino ha sido lento, ¿porquè?. Cada cual que busque la respuesta en su interior. Ahora bien, cuando se hable de mujeres que lucharon por mejorar la vida de otras hay que mencionarlas a todas y no ser excluyentes.

María de Pacheco, perteneció a una de las familias aristocráticas más influyentes en el siglo XV. Tras la muerte de su marido, el comunero Juan de Padilla, en la plaza de Villalar, asumió desde Toledo el mando de la sublevación de las Comunidades de Castilla hasta que capituló ante el rey Carlos I el 3 de Febrero de 1522. Pago su osadía con el destierro a Portugal. Jamás regresó a España. Carlos I nunca le perdonó su hazaña. Tampoco ninguna mujer asió la antorcha de sus ideales. Cabría preguntarse ¿Por qué?. En todo momento fue consciente del precio que iba a pagar por abanderar esos ideales.

Para unos la Guerra de las Comunidades fue una revuelta antiseñorial; para otros, una de las primeras revoluciones burguesas de la Era Moderna y otra postura defiende que se trató más bien de un movimiento antifiscal y particularista, de índole medievalizante.

Nada fácil lo tuvo la gran escritora y feminista Emilia Pardo Bazán, Condesa de Bazán, para desarrollarse como mujer. ¿Será porque era aristócrata, y su cuna es motivo más que suficiente para discriminarla?.

Casi nunca se menciona a María de la O Lejárra García, magnífica escritora cuyas inquietudes literarias chocaron con la sociedad en la que creció, cerrada a la idea de que las mujeres se dedicaran a las artes y ciencias. Con estudios de Magisterio. Feminista convencida y afiliada al Partido Socialista, miembro de la Asociación Femenina La Cívica. Casada con el escritor Gregorio Martínez Sierra, menos creativo que ella. María de la O Lejárra García no tuvo inconveniente de convertirse en la autora de las obras que firmaba su marido, por un mísero salario y después de haber sido abandonada por él. ¿No es un ejemplo a seguir por las feministas y por ello no conviene rescatarla de las cenizas del olvido?.

Mucho se habla de Clara Campoamor, abogada y política republicana española. La primera mujer en ingresar en el Colegio de Abogados de Madrid en 1925 durante la dictadura de Primo de Rivera, y la primera mujer del mundo que ejerció como abogada ante un tribunal militar.

Miembro del Partido Republicano Radical Socialista, Diputada de las Cortes constituyentes de la República por Madrid. Vicepresidente del Lyceum Club Femenino, Directora General de Prisiones en el gobierno de Alcalá Zamora; y contraria al sufragio femenino debido a la influencia de la Iglesia sobre la mujer por lo que ella consideraba que el voto femenino sería conservador.

Toda su lucha se vio empañada y minimizada para la historia de las feministas porque se opuso al voto de la mujer.
Deberíamos tomar como ejemplo la entrega, tesón y lucha por salir delante de Jessica Jones. Pensó que la mejor forma para sustentar a su familia era echarse a los hombros una lavadora y recorrer los suburbios de Bogotá ofreciendo el servicio de lavandería.

Alquilaba su lavadora por dos mil pesos la hora y cinco mil las tres horas. Solicitó un microcrédito de 140 euros, ello le permitió comprar varias lavadoras. Su salud se resintió seriamente. Cuando saldó su primer microcrédito pidió otro nuevo por importe de 280 euros y abrió un taller de ropa infantil. Con estos dos negocios y un trabajo parcial, llega al salario mínimo de Colombia, doscientos veinte tres euros al mes. Paga su préstamo, vive bajo un techo sin goteras, en una casa con frigorífico y se ha matriculado para estudiar confección industrial.

Gracias a la labor tan encomiable llevada a cabo por la política de microcréditos, sólo concedidos a mujeres, se ha convertido en ejemplo a seguir por otras mujeres para que ellas también puedan salir de la marginación; y a sus hijos que existe un camino mejor que ellos pueden andar con firmeza. Menos calle, más acción tangible y dejemos de contar la historia a nuestra conveniencia y gusto.

Lucía Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: