¡ALERTAS!

Las joyas prehistóricas más antiguas de la Cultura de las Motillas podrán ser contempladas en el Museo Provincial de Ciudad Real

El alcalde de Terrinches entrega al Museo Provincial las joyas prehistóricas enterradas en los túmulos de Castillejo del Bonete.

Se trata de la colección de joyas más completa y antigua de la Cultura de las Motillas; más de 30 cuentas de collar o colgantes de variscita y una excepcional de color rojo de caolinita de la que solo se han hallado tres en España

El alcalde de Terrinches, Nicasio Peláez, y el arqueólogo y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Luis Benítez de Lugo, han entregado esta mañana al director del Museo Provincial de Ciudad Real de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, José Ignacio de la Torre, la colección de joyas prehistóricas encontradas durante las excavaciones de los túmulos de Castillejo del Bonete, el yacimiento arqueológico de Terrinches declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Tras ser estudiadas, se ha entregado al Museo de Ciudad Real una colección formada por más de 30 cuentas de collar o colgantes de variscita, un mineral de color verde usado para la fabricación de joyas de prestigio en el Neolítico, Calcolítico y Edad del Bronce, más una cuenta de color rojo de caolinita que destaca por su singularidad.

“Gracias a los estudios que desarrollamos hemos averiguado que los hombres y mujeres de La Mancha hace 4.000 años adornaban sus cuerpos con collares y colgantes verde-azulados, que tienen fuentes geológicas muy limitadas”, ha explicado el alcalde. Además, que algunos de los difuntos enterrados en Castillejo del Bonete durante la Prehistoria estuvieran enjoyados con adornos de prestigio demuestra que además de mostrar el nivel de riqueza y la posición social de los difuntos, “podían estar transmitiendo códigos sobre etnicidad, estado conyugal o edad”, ha destacado.

La variscita es un aluminofosfato que aparece sólo en media docena de afloramientos en toda la Península Ibérica, según ha asegurado el arqueólogo director de las excavaciones, Luis Benítez de Lugo. En el caso de Castillejo del Bonete, las analíticas desarrolladas en laboratorio han podido determinar que las variscitas proceden de diferentes minas. En concreto, se han encontrado bajo el túmulo principal y al cribar el sedimento arqueológico, ya que resultaban prácticamente invisibles a simple vista.

Y respecto a la cuenta de color rojo ha declarado: “No existe otra cuenta de collar como esta en toda Castilla-La Mancha. En España sólo han aparecido tres. Por tanto se trata de un hallazgo excepcional, que hemos podido identificar gracias a la colaboración de la Universidad de Sevilla y del Instituto Geológico y Minero de España, que ratifica la declaración de Castillejo del Bonete como Bien de Interés Cultural y la inversión que están realizando las Administraciones para investigar este centro ceremonial”.

Pero estas cuentas no son los únicos adornos personales que se han encontrado en Castillejo del Bonete. “Gracias al trabajo meticuloso de nuestro equipo científico se han recuperado otros adornos y colgantes elaborados sobre concha marina y madera fósil; materiales extremadamente frágiles. Todas estas piezas las hemos entregado al Museo de Ciudad Real para que la gente pueda verlas, apreciarlas y entender su valor”, ha recordado el alcalde.

Las joyas que entregadas hoy al Museo se suman a otros hallazgos que ya se exponen en este espacio expositivo, entre ellos varias réplicas de la reconstrucción facial de Luciano, el antepasado de La Mancha, creadas a partir de los restos humanos enterrados en uno de los túmulos del yacimiento, realizada por la doctora en Antropología Forense de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense, María Benito, y la restauradora de bienes culturales Isabel Angulo.

José Ignacio de la Torre, por su parte, ha explicado que con esta entrega se cierra un importante círculo que comienza con la excavación y el hallazgo de los materiales y que culmina con su depósito en el Museo para su conservación y exposición. “La importancia de estas cuentas es la historia que nos cuentan y las interpretaciones que nos permiten hacer sobre los pobladores de Castillejo del Bonete”, ha dicho.

Finalmente, el acalde terrinchoso ha avanzado que próximamente arrancará una nueva campaña de excavaciones y que la intención del Ayuntamiento es conseguir que el yacimiento sea accesible y visitable. “Uno de los ejes de nuestra política de desarrollo es la conservación, investigación y puesta en valor de nuestro patrimonio arqueológico. Estamos convencidos de que el futuro de nuestro pueblo depende de los esfuerzos que hagamos en este campo. Hemos avanzado mucho, pero es justo reconocer que el trayecto recorrido no habría sido posible sin el apoyo del pueblo de Terrinches, la profesionalidad de nuestro equipo científico y la ayuda económica de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que cofinancia las investigaciones y da trabajo a nuestros vecinos en los yacimientos arqueológicos”, ha recordado.

Sobre Castillejo del Bonete

Castillejo del Bonete fue declarado Bien de Interés Cultural en 2014 y cuenta con financiación a través de la línea de ayudas a proyectos de investigación competitivos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Es un santuario solar compuesto por varios túmulos conectados entre sí mediante corredores. Todo el complejo monumental fue edificado sobre una cueva natural que consta de varias galerías. La cueva, que ha permanecido sellada desde la Prehistoria hasta su descubrimiento en 2003, está acondicionada mediante construcciones diversas. También cuenta con arte rupestre esquemático. Tanto su interior como los túmulos exteriores fueron empleados recurrentemente durante más de cinco siglos para enterrar personas, depositar objetos y realizar ritos de comensalidad.

Su origen data de la época del Bronce de La Mancha, la denominación historiográfica genérica de la subdivisión espacial y temporal de la Prehistoria en la península ibérica también conocida como Cultura de las Motillas. Grupos humanos sedentarios, que basaban su sustento en la ganadería y la agricultura, ocuparon el territorio actualmente conocido como La Mancha (gran parte de la provincia de Ciudad Real, prácticamente toda la de Albacete y parte de las de Toledo y Cuenca) a partir del Calcolítico, constituyendo uno de los sustratos indígenas que dio origen a la cultura íbera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: