¡ALERTAS!

Injustos hasta el asco

¡Ooootra semana más! nos seguimos encontrando ejemplos de la injusticia que supone el arraigado sectarismo del ser humano, que se refleja en los políticos pero que es, principalmente, una lacra ciudadana.

Como si del Real Madrid y su penalti tardío se tratase (lo cierto, es que en el fútbol es disculpable que cada cual manipule la propia realidad si así se queda tranquilo, pues es un mero juego para los mortales), muchos siguen viendo la realidad con una ceguera mental alarmante.

El más repulsivo de todos los episodios de este último mes, ha sido el de las jóvenes promesas del cambio en España, los podemitas (líderes y bases): resulta que los niños gaseados y las familias asesinadas a manos de los socios de Rusia e Irán, no merecen un mínimo comentario de condena, mientras que las bombas americanas contra las armas químicas que provocan esas muertes, automáticamente traen la protesta y el No a la Guerra de los de siempre. Pero ¿cómo es posible que esta gente no quede políticamente inhabilitada? Pues como ocurre en las meteduras de pata de otros partidos: pesa mil veces más la tribu, la consigna y el odio al pretendido enemigo, que la verdad.

Y muchos responsables no caen porque la gente que les vota contempla con toda naturalidad, por ejemplo, que si se trata de atacar cualquier cosa que venga de los Estados Unidos, está justificado ignorar la barbarie de sus rivales.

Otro evento de sinrazón sectaria, esta vez de las cúpulas y no de las bases, está siendo el insólito comportamiento de los dirigentes de Comisiones Obreras y UGT en Cataluña, apoyando a los que día tras día cercenan los derechos humanos de cientos de miles de personas con su ataque sostenido a la convivencia y al Estado de Derecho.

Es difícil a veces ir contra el impulso primario y cómodo de tus seguidores, por cumplir con la verdad y la justicia, pero hay que hacerlo aunque pierdas todos tus apoyos y tengas que empezar de nuevo. Se nota que más que líderes son gestores de su propio mantenimiento. En fin, por último, y aunque se trate de un tema menor frente a la guerra en Siria o el golpe de Cataluña, todavía cerca de mi veo quien defiende que es lógico que uno haga un trabajo fin de master y no lo tenga en el ordenador, ni lo guarde, o que tenga derecho a no enseñarlo… . Nuestra sociedad nunca puede prosperar en valores, pero tampoco crecer en términos de bienestar, si seguimos considerando que lo importante de nuestras equivocaciones y de las de nuestros amigos, consiste en que sean tapadas pronto por los errores de nuestros presuntos enemigos.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: