¡ALERTAS!

El gobierno de la dignidad

Ambición no es sinónimo de dignidad. Dignidad es la cualidad del se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacía sí mismo y hacía los demás y no deja que lo humillen ni degraden.

Gran parte de estos valores brillan por su usencia en el gobierno de Pedro Sánchez donde prima más las formas de comportamiento y de pose, más por imagen o por las apariencias que por una verdadera motivación.

Cuando Carmen Calvo tomo posesión de su cargo con la fórmula: “ Prometo cumplir mis obligaciones de Vicepresidenta y Ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad del Gobierno de España, con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministras y Ministros”, debió llegar al cenit de su enardecimiento mental.

Quizá por ello y en un desliz relegó prometer que no tocaría ni un solo céntimo del dinero público para llenar el bolsillo de otros. No olvidemos que fue ella la que pronunció la famosa frase :“ Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie”. Es tal su grado de intelectualidad que llegó a decir: “Deseo que la Unesco legisle para todos los planetas”. ¡Toma ya!. Hasta el infinito y más allá. ¡Viva la modestia y la sabiduría de la ministra rescatada del ostracismo!.
No hay que olvidar que en 2007 tuvo que abandonar el Consejo de Ministros, cuando el contador de nubes era Presidente del Gobierno, y se vio en la tesitura de ponerla de patitas en la calle porque se peleaba con todos y todos por todo y por todas.

El Ministro más efímero de la historia, Máxim Huertas, Ministro de Cultura y Deportes, -aunque no tengo muy claro en qué consiste el ministerio-, ha tenido que dimitir oficialmente, porque el verbo cesar no era políticamente correcto conjugarlo en ese momento; por defraudar a Hacienda más de doscientos dieciocho mil euros. En su corajina culpo de su marcha a la jauría. No le destituyó la jauría sino su delito de fraude.
Su sucesor, José Guirao, que en su momento fue miembro de la Asamblea de Caja Madrid, se negó a presentarse como acusación en el caso de las tarjetas black de Bankia, renunciando de esta manera a recuperear hasta doce millones de euros.

Rosa Díaz descorre el velo de la hipocresía de Pedro Sánchez y alumbra que Meritxell Batet, Ministra de Administraciones Territoriales, rompió la disciplina de voto del Partido Socialista Obrero Español, para defender el derecho a decidir de Cataluña. ¿Cúal será su jugada?. ¡Ah, sorpresa!.

La Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, avaló el fallido proyecto Castor que se paga en el recibo. El proyecto consistía en levantar un almacén próximo a la localidad de Vinarós para almacenar un tercio de la demanda de gas natural de España por espacio de cincuenta días. El resultado fue el germen de cientos de movimientos sísmicos y una factura de mil trescientos cincuenta millones de euros que estamos pagando entre todos los españoles de bien.

La nueva Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, siendo Consejera de Sanidad en el gobierno de la Comunidad Valenciana enchufó a su marido y veinte amiguitos más, en la administración. La Consejería de Sanidad pasó a ser una agencia de colocación de cargos concomitantes con el partido socialista.

“La asociación de Candel ha requerido la actuación de la Justicia ante este presunto “entramado” de cargos políticos con las Unidades de Gestión Clínica que, según sostienen los denunciantes, han servido para crear un “sistema opaco” con el que “manipular caprichosamente el nombramiento de directivos y cargos intermedios en la sanidad” que deberían haber sido seleccionados a través de un concurso público “y no a dedo”.

Otro de los méritos que hay que atribuirle es haber situada a Andalucía entre las Comunidades Autónomas que más impuestos paga lo que supone que sea una de las menos atractivas para la inversión. E incluir en su currículum un Máster en Gestión Hospitalaria por la Escuela de Alta Dirección y Administración de Barcelona y que no tiene. Los estudios que curso fue un Diploma en Gestión Gerencial Hospitalaria, titulación inferior al Máster.

Pedro Sánchez, henchido de orgullo y satisfacción por haber alcanzado la Moncloa, principia su Presidencia presumiendo de un Máster que no tiene. La Moncloa publica en su biografía que ostenta un “Máster en Liderazgo Público” por el IESE, pero ese título no existe.

De momento, el Gobierno mediático nos vas a costar un veinticuatro por ciento más que el Gobierno anterior. Ya que Pedrito Sánchez ha tomado al pie de la letra la máxima de Carmen Calvo; y como el dinero público no es de nadie, de trece ministerios hemos pasado a diecisiete.

Como augura un Proverbio chino: “Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa”.

Lucía Ballesteros

 

1 Comentario en El gobierno de la dignidad

  1. Cuando la señora Lucia se muerda la lengua, se envenenarà!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: