¡ALERTAS!

Ha salido bien el congreso del PP?

Si. Estaba hace dos meses en el Gobierno, pero perdiendo votos a puñados, y ahora ha tenido la oportunidad de renovarse tras un proceso de imagen que le ha dado durante semanas las primeras páginas y las cabeceras de los programas.

Los candidatos se han sacudido con camaradería y cordialidad, para lo que suelen ser estas cosas (recordemos también las pseudo-primarias del PSOE y Podemos, y las malas maneras que allí se gastaron). El proceso no ha sido ni bueno ni malo, solamente el que marcaban los estatutos, y la candidata Soraya enervó a muchos repitiendo que había ganado entre los afiliados, cuando su porcentaje en contra era claramente mayor: pocos votantes de Cospedal o García -Margallo hubieran optado por ella, en ningún caso, y su lógica hubiera llevado a formar un comité ejecutivo basado en una minoría absoluta, a la vista de las cifras.

¿Pablo Casado? Pues a estas alturas ya estarán todos hartos de leer loas hacia el nuevo líder, dentro del PP (a las que me sumo también, en espera de mi “oportunidad”), mientras en el resto de partidos se arman cañones para disparar contradicciones, hurgar en planes académicos, y resaltar sus vínculos con los más conservadores.

Yo me limitaré a decir que creo que tiene imagen suficiente para permitir una recuperación de los populares, siempre que sepa conciliar la búsqueda de la primacía de este partido en el centro derecha con la necesidad de aprender a pactar con otras fuerzas que han llegado para quedarse.Es un acierto la opción de llamar a las puertas de los votantes fugados a Ciudadanos o a partidos residuales, pero es una operación que ha de ejecutarse pensando que en muchos sitios hay que pactar con ellos para gobernar antes de un año.No va a ser fácil resucitar mayorías absolutas cuando hay partidos nuevos que jugarán a esto, al menos una década.

Finalmente, no me parece nada mal que se defiendan los valores del centro derecha sin complejos, pero antes que me digan (en este Congreso eso no tocaba) cuáles se suponen que son. Yo creo que el centro derecha de hoy se basa en centenares de cosas que voy contando estos años desde aquí, resumidas en ser solo “conservadores” a ultranza, pero de los derechos adquiridos por todos, nunca de los privilegios de nadie, y en la máxima defensa de las libertades, pagando todo ello con el dinero que dé una economía libre.

En fin: pienso que la derecha son los derechos. Mientras, otros compañeros, creo que no mi nuevo líder, piensan que la derecha es solo todo lo malo de lo que la acusa la izquierda (individualismo, relativización de políticas sociales, etc. (el Aguirrismo, resumiendo).

Que vengan las banderas, los himnos y las patrias, y que se pasee el orgullo de todo esto, me parece fenomenal. Pero mi partido ha de saber decir lo único que nos interesa a todos: cómo va a defender, potenciar y pagar, nuestros derechos y nuestras prestaciones. Eso es lo que de verdad espera una sociedad tremendamente diversa. Y consiguiendo esos resultados, estaremos aún más orgullosos de la parte simbólica.

Llámalo derecha, centro, centroderecha, humanismo, liberalismo, … pero haz que todo gire sobre el cumplimento de los derechos de la ciudadanía.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: