¡ALERTAS!

¿Es cierto que priman los políticos corruptos o necios?

No. Entre los lugares comunes de nuestra sociedad avanzada, hay uno que la gente pone en su boca a menudo, como es ese de que los/las políticos/as son corruptos o, cuando menos inútiles.

No suele fijarse el ciudadano en la generosidad de los que no lo son, especialmente en el mayoritario porcentaje de cargos locales no retribuidos. Es muy difícil luchar contra el posicionamiento en la estima pública de quien se dedica a servir a los demás, que está considerado en la escala de aceptación popular por detrás, casi, de los ladrones o de los proxenetas.

Ya sabemos: más cultura en los que opinan y más ejemplaridad en los evaluados, parece ser la clave para avanzar en la legitimación social. Lo que pasa es que al ser, esto de la política, de las pocas actividades que no pueden, ni deben, ser objeto de cortapisas en su acceso, guarda en potencia el convertirse en un sector naturalmente abierto a la gentuza.

Estas décadas me he encontrado a pocos de ellos, pero alguno/a había. En su esquema mental de origen figuraba como seña de identidad este sentir de la población, y accedían a determinados cargos pensando para sí que era su lugar, puesto que eran, en serio, mangantes en potencia o auto-reconocidos memos.

Y así sigue siendo hoy en día cuando la ciudadanía da por bueno que ese es el ambiente de la política, y no les extraña que parte de lo que nutren los nuevos (y viejos) partidos, sean personas de ese cariz, que van a sentirse por ello en su salsa o como pedro por su casa, ya que llegan pensando precisamente en lo que se percibe: no triunfo en otra cosa, pues puede que la política sea mi cauce de vida, e incluso de enriquecimiento.

No me vengan a exigir nivel en la clase política, las millones de personas convencidas de todo esto y que nunca se preguntan por la preparación e intenciones de los candidatos: los votantes somos los que bendecimos a aquellas ovejas negras que se cuelan en el sistema y lo denigran, y no el resto de la clase política, mayoritaria, que pide a gritos una ciudadanía formada que les quite de encima a los espontáneos e ignorantes que, al rebufo de corrientes y amistades, se infiltran en puestos y cargos.

Felices vacaciones y hasta septiembre.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: