¡ALERTAS!

Emotivo e intenso discurso de Cospedal en el anuncio de su adiós a la presidencia del PP de CLM

Emocionado, intenso, agredecido y lleno de “consejos” ha sido el discurso que la presidenta del PP de CLM María Dolores Cospedal ha  realizado en la Junta Directiva Autonómica del PP regional convocada para poner fecha al Congreso Extrarordinario que será el 7 de octubre en Albacete y en el que Cospedal dejará la presidencia del PP de CLM después de 12 al frente

Reproducimos en su totalidad el discurso de María Dolores Cospedal:

Hace un año y medio, concretamente el 18 de marzo del 2017, celebramos nuestro 13 Congreso autonómico del partido de Castilla La Mancha. En ese congreso, me disteis vuestro apoyo como ya lo venía recibiendo desde que en el mes de junio del año 2006, me hicierais el honor de designarme presidenta de nuestro partido en nuestra tierra.

Durante más de 12 años he vivido con orgullo, con determinación, con pasión y alegría la entrega a nuestro partido y a nuestra gente. Lo he hecho con vuestra ayuda y con un convencimiento claro, de que el PP es el partido que mejor representa a los castellano-manchegos y que mejor defiende sus intereses. También con la experiencia de que defender los intereses de España es defender los de Castilla-La Mancha y viceversa.

Y con el conocimiento de que Castilla-La Mancha no puede ser el feudo del PSOE y de Podemos, a costa de su crecimiento, de la creación de empleo y de la calidad de sus servicios públicos.

Hoy la situación ha cambiado claramente. Por primera vez en la democracia, gobierna quien perdió las elecciones gracias a un pacto con los marxistas radicales, los independentistas contumaces y los herederos de Bildu. Ese Gobierno nacional, cuenta con el apoyo (fue de los primeros en ofrecérselo) de quien por primera vez también gobierna Castilla La Mancha tras perder unas elecciones y gracias al acuerdo de los radicales de izquierdas.

Lo que había pasado en ayuntamientos y CCAA, pasó también en el Gobierno de la Nación, como algunos veníamos advirtiendo desde hacía tiempo: el PSOE, con tal de acceder al poder, pacta con quien sea, lo que sea, no importa el interés de España ni la voluntad de los españoles.

Y a partir de ahí, solo les resta hacerse con el control de todas las instituciones e intentar cambiar las leyes aunque sea de manera fraudulenta para evitar que hablen o que gobiernen quienes quisieron los españoles.
Ante esta situación el PP tiene una responsabilidad, somos el partido más importante de España y de Castilla-La Mancha. Lo somos porque defendemos una sociedad próspera, solidaria y donde el ciudadano pueda desarrollarse plenamente. Lo somos porque queremos a nuestra tierra, por encima de nuestros intereses personales y partidistas, queremos lo mejor para nuestros vecinos aunque eso a veces nos haya hecho tomar decisiones muy difíciles para nuestros intereses políticos.

Somos el partido más importante y lo hemos demostrado siempre. Por eso en las pasadas elecciones municipales y autonómicas tuvimos unos magníficos resultados a pesar de haber tenido que administrar la peor herencia que nunca tuviera un gobierno.

Fueron pactos de perdedores los que nos arrebataron los gobiernos. Como sabéis muy bien, en nuestra tierra era la única región de España que no podía pedir un crédito, – porque nadie se lo daba- con la mayor deuda relativa y un déficit que multiplicaba por 2 y hasta por 3 el del resto de España.

Unos servicios públicos en quiebra y una zozobra y un desasosiego ciudadana que necesitaba respuestas y actuaciones contundentes. Fue muy duro, pero recuperamos nuestra región sin apoyo político de ningún otro partido y con el PSOE movilizando la calle constantemente, en protesta de una situación que ellos habían creado y que ahora están empezando a reproducir.

A pesar de eso, solo un escaño nos apartó de la mayoría absoluta, y pacto entre socialistas y comunistas radicales nos alejó del Gobierno de Castilla-La Mancha, por eso continuo pensando que somos el partido más importante de esta región. No voy a referirme más a esto ya lo conocéis.

Durante estos años de oposición desde el 2015 hasta ahora, no hemos dejado de denunciar lo que ocurre en nuestra tierra, desde el principio cuando el gobierno socialista-comunista llegó al poder prometiendo austeridad, honradez y limpieza. Lo que hicieron fue duplicar el número de altos cargos aumentar las consejerías y subirse los sueldos, que quisieron blindar de por vida, sin nuestra oposición a este escándalo, lo hubiesen logrado.

Denunciamos constantemente la situación calamitosa de la sanidad, de la atención a las personas con discapacidad, del incremento del fracaso escolar, la burla constante a los funcionarios públicos, aunque como bien sabemos hoy no hay camisetas de colores atacando al gobierno y reproducidas a gran escala por los medios de comunicación.

Denunciamos el abandono a nuestros agricultores y ganaderos, la apatía absoluta ante un momento de oportunidades que se abría en toda España para el crecimiento industrial y tecnológico, la absoluta falta de criterio para abordar los auténticos problemas de la región.

En fin hemos denunciado a un gobierno de perdedores, apático, anclado en el pasado, inexistente en los problemas reales y dedicado exclusivamente a colocar amigos y a hacer propaganda que por repetida, antigua y falsa, muchas veces provoca hilaridad o pena, dependiendo si nos fijamos en quienes la realizan o a quienes o a qué va dirigida.

Y denunciamos que el resultado es, que nuestra región se encuentra hoy en el deshonroso lugar de ser la que menos crece de toda España, donde menos confianza hay para invertir, para crear empleo, para mirar al futuro.

Tenemos otra vez, unas cuentas públicas que no cuentan la verdad, muchas deudas sin pagar y cientos de promesas incumplidas, resultados de las mentiras con las que el gobierno regional llegó al poder. Y las técnicas del disimulo, de dar patadas hacia adelante (como acaban de hacer en el tema de la Universidad), y de decir que todo es culpa del PP o mejor de quien os habla, pues es el único mensaje que conocemos de su gobierno.

Por eso, y por mucha luz de gas que nos hagan los medios públicos de comunicación y muchos de los privados, hemos de seguir proponiendo nuestras ideas y denunciando la situación.

Castilla-La Mancha no se merece un gobierno incompetente, incumplidor y mentiroso. Y aquellos que con valentía se atreven a poner todos estos hechos de manifiesto que sepan que pueden contar con nosotros como hasta ahora.

Creo firmemente que tenemos la gran oportunidad de devolver a nuestra tierra un gobierno serio.

Que gobierne para todos y que garantice el futuro de las familias castellano-manchegas. Las próximas elecciones autonómicas y municipales son un acicate para trabajar por lo que creemos, una región fuerte, solidaria, que no dependa constantemente de lo público pero que pueda mantener unos servicios sociales de la mejor calidad para nuestros mayores y nuestros dependientes.

Dentro de 8 meses, estoy segura de que la situación económica no va a ser buena (en este sentido, a la gestión del gobierno regional se suma la de sus jefes Sánchez, Podemos y los independentistas catalanes) pero dudo que sea tan calamitosa como la que nos encontramos en el 2011, para algo valieron tantos esfuerzos que realizamos en nuestro gobierno y de cuyas inercias han vivido estos años el ejecutivo regional.

Por eso tenemos la oportunidad de presentar un programa ilusionante, realista, que trabaje para la creación de riqueza y empleo en nuestra región y para que la mejora de la calidad de vida, vaya acompañada de una situación fiscal, que permita que Castilla-La Mancha sea la región donde los impuestos menos perjudiquen el crecimiento y más ayuden a las familias de la región.

Tenemos también la obligación de defender los principios en los que creemos: la defensa de la familia y de una paternidad y maternidad responsables, de una educación de calidad para todos, donde los padres puedan elegir en libertad, de una utilización excelente de los servicios públicos y de la inversión para ayudar a los que crean empleo y no el gasto para mantener una región llena de entramados de intereses y de pactos de conveniencia a costa del interés real de los ciudadanos.

Y ganaremos, no solo porque hemos ganado todas y cada una de las elecciones en Castilla La Mancha desde las europeas de 2009, hace casi 10 años. Una década ininterrumpida de confianza social, pero no nos garantiza el futuro por sí sola los éxitos del porvenir.

Las elecciones no se ganan con el piloto automático. Ganaremos las elecciones porque ese espíritu de victoria que hemos forjado descansa en la ilusión de miles de afiliados y en el trabajo incansable, jornada tras jornada, de cientos de hombres y mujeres que han sabido asociar el horizonte vital de sus conciudadanos con las siglas del Partido Popular.

Ganaremos porque somos mejores. Ganaremos porque abanderamos el único proyecto de futuro para Castilla-La Mancha que un partido político ha enarbolado jamás en esta región. Ganaremos porque tenemos una idea de país, y estamos unidos detrás de unos valores de libertad, justicia e igualdad de oportunidades, porque creemos en el espíritu emprendedor de los castellano-manchegos que es santo y seña de nuestra tierra.

Ganaremos porque, a diferencia de otros partidos políticos, nosotros sí sabemos ganar y sí sabemos gobernar.

Hace más de doce años me subí a una tribuna como esta para dirigirme a vosotros por primera vez como presidenta del Partido Popular de Castilla La Mancha. Hoy tengo la suerte de veros a muchos de los que estabais aquel día. Siempre la he tenido.

Tengo muchos recuerdos de entonces. Nos conservamos todos muy bien, pero nadie puede negar que fuéramos todos un poco más jóvenes. En fin, doce años es un apenas un suspiro en la historia de un pueblo, pero es un largo trecho en la vida de cada uno de nosotros, en el caso de mi hijo toda su existencia.

Una combinación de nervios e ilusión a partes iguales me embargaba entonces por completo. Os miré a los ojos y os mostré mi proyecto político para nuestra tierra. No os pedí sangre, sudor y lágrimas, pero casi. Os ofrecí mi entrega, mi lealtad y mi compromiso hasta el final, fuera éste el que fuera.

Os pedí vuestro apoyo y un voto de confianza. Me lo disteis, sin reservas, sin cautelas. Y entre todos ofrecimos a los castellano-manchegos un nuevo comienzo, una nueva forma de estar en política, y una nueva forma de gobernar.

Cuando una mira atrás, hacia un punto determinado de su vida, suele parecer que todo lo que sucedió después estaba predestinado a cumplirse. No es así ni mucho menos. Podían haber pasado cosas muy distintas a las que ocurrieron. El azar o la toma de una decisión alternativa te conducen a un destino diferente.

Desde el 22 de mayo de 2011, somos el primer partido político de esta región, pero los cinco años previos fueron para nosotros lo más parecido a la escalada de un Everest político, llena de tropiezos, de miedos, pero conseguimos nuestro objetivo, gobernar en Castilla-La Mancha.

Nos habíamos propuesto coronar una cima a la que nunca nadie se había aproximado: ganar las elecciones en una tierra, la nuestra, gobernada durante 30 largos años por el partido socialista.

Queridos compañeros, en su día asumí la responsabilidad que me encomendasteis con ilusión, convicción y amor por nuestra tierra. Esos tres principios y mi lealtad a Castilla La Mancha y a vosotros se mantienen intactos.

Creo que ha llegado el momento de ceder el testigo, de que otra persona nos presida y nos dirija y nos lleve otra vez al Gobierno de Castilla-La Mancha, una persona que tenga tanta lealtad a unos principios, ganas de luchar y dedicación como yo he compartido con todos vosotros.

No es un paso fácil para mí y he reflexionados mucho sobre los que era mejor para nuestro partido y para nuestra región. En tres ocasiones he sido candidata a la presidencia de CLM, he sido presidenta de nuestra región y vuestra representante, mi mayor honor.

Por eso y pensando con responsabilidad y humildemente con generosidad, convoqué esta Junta Directiva, que es nuestro mayor órgano entre congresos, para que entre todos conduzcamos a nuestro partido a la mejor situación y de la mejor manera.

Cierto es que todo proceso de cambio produce un cierto vértigo pero os aseguro que el PP de Castilla- La Mancha está, estamos más que preparados para asumir esta transición y para salir reforzados.

Os pido que seamos leales entre nosotros, que no os dejéis manipular por quienes intentarán ver en este proceso una oportunidad para dividirnos (sobre todo porque ellos adolecen de esa unidad que siempre ha sido nuestra fortaleza).

Os pido que seamos capaces de mirar antes que nada, por los intereses del partido, si a nuestro partido no le va bien, no le irá bien a ninguno, de eso que no os quepa ninguna duda.

Todos tenemos mucho que ofrecer, cada uno desde su posición ha de utilizar sus talentos. Quizá el mío ha sido ayudar a tener un partido orgulloso de los que es, unido y fuerte y os pido, que conservemos ese caudal que es de todos y a la vez es nuestra garantía de éxito.

Yo he de dar un paso atrás, porque creo que en política como en todo en la vida, hay que saber cuándo uno, una en mi caso, ayuda más favoreciendo un cambio sano, tranquilo y en un momento óptimo para aprovechar el impulso nacional de nuestro partido y de las futuras elecciones electorales, que empeñándose en seguir.

Y además cuando mi conciencia me dice, que he llegado el final de una etapa en el camino y que lo justo ahora es ayudar a quien haya de sustituirme y luchar por lo que creo con todos vosotros pero desde otra posición.

Os aseguro que no ha sido una decisión fácil, que el día 2 de septiembre pasado fue para mí un día triste y extraño, me es difícil verme en una posición distinta a la que me habéis dado tantos años.

Espero de todo corazón que el fruto de tanto trabajo y dedicación os sirva a todos y al partido.

Tarde o temprano, llega un momento en toda organización en que se hace necesario un nuevo liderazgo, un nuevo empuje, una nueva visión. El bagaje de la experiencia ha de ceder terreno con generosidad y dar paso a un nuevo comienzo, actualizando los principios que nos dan sentido, proponiendo renovados desafíos, respondiendo a las preguntas de la sociedad de hoy y del mañana. Yo me pondré a disposición de la persona que elijamos para presidirnos y lo certifico aquí delante de todos vosotros, a quienes os pido la misma actitud.

Y le pido a quien vaya a ser nuestro futuro presidente o presidenta que tenga siempre en cuenta, que hay que aprovechar todo el talento. Que un partido no se dirige con amiguismos sino sabiendo quién es mejor en cada momento y para cada puesto. Que mire siempre por la unidad, los ciudadanos no pueden confiar su gobierno a quien no sabe gobernarse a sí mismo.

La unidad y la confianza en la victoria, son los elementos esenciales de cualquier proyecto político.

No lo olvidéis nunca porque por carecer de ellos, hasta el año 2011 no pudimos llegar al Gobierno regional.

Le pido a quien me sustituya generosidad y mucho esfuerzo para ponerse en el lugar del otro y le pido trabajo y cercanía sabiendo como sé, que ésta, la nuestra, es una región de pueblos y algunas ciudades no muy grandes y que nuestros alcaldes y concejales son un baluarte absolutamente imprescindible para tener un partido sólido.

Le pido y os pido, que luche cada proceso electoral como si fuera el propio, desde las europeas del 2009, hemos ganado todos los procesos electorales en CLM, todos; eso nos ha dado fortaleza en los momentos difíciles y esperanza cuando los problemas nos acuciaban.

Le pido y os pido que os cuidéis entre vosotros, que os defendáis de las injusticias de los ataques.

Que seáis rotundos contra quienes quieran aprovecharse de nuestras siglas con intereses inconfesables. Le pido y os pido, que seáis implacables y rigurosos en la labor de oposición, exigentes porque nos lo exigen los ciudadanos de Castilla-La Mancha y serios porque gobernaremos y llevaremos nuestras propuestas a término.

Hace mucho que no somos un partido conformista, no caigamos ni en la comodidad ni en el cinismo, lo intentarán nuestros adversarios políticos, no les hagáis caso, todo lo que nos exijan y aconsejen, os aseguro, no será por nuestro bien.

Por muchas tablas, y mucha experiencia que se tenga, hay palabras que no son fáciles de pronunciar sin que la emoción te embargue. Se agolpan recuerdos, vivencias, emociones, y unos años maravillosos, sin duda los mejores de mi vida. Pero de entre todos los sentimientos destaca por encima uno de ellos, porque acertaba Cicerón cuando decía que la gratitud no es sólo la más grande de las virtudes, sino también la madre de todas ellas.

Y esta mañana os tengo que manifestar mi inmenso agradecimiento a tantos y por tanto. A todas las personas que han conformado los distintos equipos defendiendo nuestras ideas, a los grupos parlamentarios en las Cortes de Castilla-La Mancha, a nuestros cientos de alcaldes, concejales, diputados provinciales, a los diputados y senadores, a los equipos diversos de los partidos provinciales, encabezados por sus presidentes, de todos me he sentido parte como una más, de todos he presumido con mesura pero con datos irrefutables.

A todos os admiro y os respeto y de todos me siento profundamente orgullosa.
Quiero también agradeceros algo, que seguro que otros no entenderían pero sé que vosotros sí, el que me hayáis apoyado y reconfortado en el desarrollo de mis funciones como Secretaria General de nuestro partido, a pesar de las renuncias y de lo que eso ha podido suponer en los momentos de turbulencias a nivel nacional para el PP de Castilla-La Mancha, nunca recibí ni un reproche ni una queja sino el aliento de mis compañeros, mis hermanos de Castilla-La Mancha. Con esa misma ventaja abordé mis funciones como Ministra de Defensa.

Quiero dar las gracias a todas las personas que me han acompañado estos años de manera más cercana en el camino, y por todos, comprenderéis que nombre a nuestro Secretario General, Vicente Tirado cuya devoción a Castilla la Mancha y a nuestro partido son aún mayores que su enorme visión política y su grandísima humanidad.

No caeré yo en la injusticia de no reconocer tus méritos, tu esfuerzo político y personal y tu apoyo en todo momento, por ello y por mucho más, te has ganado con creces el reconocimiento de todo nuestro partido.

Permitidme un agradecimiento especial a nuestros militantes, sin ellos, como en la canción, no somos nada. Y también mi agradecimiento a los cientos de miles de castellano-manchegos que nos apoyan y votan y que quieren que lo hagamos bien y que nos vaya bien.

Os doy las gracias por lo que me habéis permitido ser y vivir y os aseguro que siempre me tendréis para defender nuestro proyecto, a nuestra gente y a Castilla- La Mancha. Como una más, así debe ser mi papel, sin estorbar y para sumar, por el mejor partido y la mejor gente, vosotros, mis compañeros, mis amigos. Gracias.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: