¡ALERTAS!

La tiranía del medio ambiente para callar bocas

Las antiguas civilizaciones eran tiranizadas por sus líderes apelando a la violencia.

El paso del tiempo marcó una evolución consistente en dominar a través de algún argumento. El más infalible fue, y ahora sigue siendo en muchos países, que “Así lo quiere Dios”. Con la utilización de la ley divina se imponía un pensamiento y, lo que es más importante, se ahorraban dar explicaciones sobre las motivaciones de cada acto del Poder. Si uno era enviado a la guerra, era por voluntad de Dios. Si le quitaban tierras, era que la divinidad de turno lo determinaba.

En el siglo XXI vamos camino de convertir el respeto al medio ambiente en el ariete para callar a todos y pasar por encima de los más mínimos derechos.

Algunas de nuestras autoridades apelan a él para hacer lo que les conviene a ellos o a los intereses económicos que les sustentan, dejando a los que discrepan con sus medidas, como enemigos del futuro de los niños y adversarios del planeta. Pues no siempre cuela. Claro que hay un cambio climático y que es intolerable que algunos países sigan contribuyendo a la degradación del planeta cuando pueden evitarlo. Pero de ahí a que me digan, para vender más coches nuevos, que los vehículos diésel son la quintaesencia de la contaminación, no parece tolerable.

Algunos de los responsables de la transición ecológica deberían ver que el parque más antiguo de vehículos diésel está en manos de personas con bajo poder adquisitivo que no pueden comprarse un híbrido o un eléctrico con prestaciones similares.

Los que les instan a hacer estas cosas estarán decididos a poner dinero para los cambios ¿no? Los que tenemos diésel más nuevos contaminamos bastante menos que los que tienen coches antiguos de gasolina ¿prohibirán circular también a éstos últimos?

En mi región, tras estarse gastando el Estado un porrón de millones en un cementerio nuclear, los nuevos gobernantes dicen que eso hay que pararlo por las connotaciones medioambientales. Cada vez que alguien solicita una cata para extracciones en cualquier pueblo se arma la de Dios. Etc., etc.

En todos estos ejemplos, es necesario primar el respeto a medio ambiente, pero su simple apelación no puede convertirse en un cheque en blanco para desposeer de derechos sin una motivación suficiente de la concurrencia efectiva de los daños, que es lo que hasta ahora se está haciendo con traer a colación esta nueva e intocable deidad en la que se ha convertido el medio natural.

Si abusan de ello, o como en el caso de los vehículos diésel es una argucia para renovar el parque móvil, todos los que estamos comprometidos en la defensa de la naturaleza dejaremos de creerles cuando nos propongan nuevas medidas en lo sucesivo.

Expliquen pues, razonen, acometan previamente ustedes los ahorros y transiciones ecológicas en sus administraciones, antes de obligar a la ciudadanía a hacer lo propio. Educación y ejemplo mejor que el latiguillo de falso progresismo.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: