¡ALERTAS!

El exceso de deuda la van a pagar los progres

Un buen preceptor ha de guiar a su discípulo y jamás debe imbuirle ni sus experiencias ni sus interpretaciones. Ya manifestaba Santo Tomás de Aquino, teólogo, filósofo y una de las mayores figuras de la teología metafísica que “ El maestro que se limita a responder un problema solamente con argumentos (citando autores) deja al discípulo con la cabeza vacía.”

Mal alumno y peor discípulo ha sido Pedrito Picapiedra a la hora de elaborar los Presupuestos Generales del Estado. Ha seguido la máxima de su supernena la Vicepresidenta del Gobierno, Ministra de la Presidencia, Ministra de Relaciones con las Cortes y Ministra de Igualdad , a saber, Carmen Calvo, cuando dijo: “Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie”.

Los Picapiedras se han reunido para confeccionar los Presupuestos Generales del Estado y como resultado de tan exitosa coyunta han parido un engendro que supondrá el aumento en veinticinco mil millones de la deuda pública.
La deuda ha ido in crescendo hasta alcanzar los dos mil trescientos cincuenta millones de euros en el mes de Agosto. A lo que el Ejecutivo resta importancia, alegando: “Mientras siga habiendo déficit, seguirá creciendo la deuda”, en palabras de la Ministra de Economía Nadia Calviño en el Senado.

En su ardor por colgarse el marchamo de una tripa de embutidos, Pedro Picapiedra y Pablo Mármol han alumbrado una chapuza de Presupuesto. Así lo han puesto de manifiesto altos cargos de los ministerios: La chapuza es culpa de los políticos, que querían vender un pacto ya, y ni nos consultaron”.
La carrera de fondo ha provocado que no se contara que la subida del salario mínimo debía desvincularse de las cuotas de los autónomos. En el texto firmado por los Picapiedras no se insertó esa disposición.

De igual manera han salido a la palestra los jurista advirtiendo sobre la “legalidad” de los Presupuestos de los “ amigos en lo bueno y en lo malo”. La mayor parte de los expertos tachan de “inconstitucionales” el “glorioso” plan presupuestario, porque vulnera el artículo 135 de la Constitución que expresa:“Todas las Administraciones Públicas adecuarán sus actuaciones al principio de estabilidad presupuestaria.”

Y en apartado tercero indica “ Los límites de déficit estructural y de volumen de deuda pública sólo podrán superarse en caso de catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia extraordinaria que escapen al control del Estado y perjudiquen considerablemente la situación financiera o la sostenibilidad económica o social del Estado, apreciadas por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados.”.

En España la única catástrofe natural existente es la ineficacia de quienes la gobiernan y en su afán desmedido de apropiarse de todo cuanto no es suyo, eso sí, con el menor esfuerzo posible.

A Bruselas tampoco parece haberle gustado el esqueleto presupuestario ofertado por las insignes y muy cualificadas Ministras de Economía y Hacienda con el beneplácito de los Picapiedras, pues anda en relaciones epistolares muy poco afectivas, entre el Gobierno de Pedrito Picapiedra y la Comisión Europea. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no se fia de Pedro Picapiedra, y bien hace, y le ha enviado una misiva, como primer paso, advirtiéndole que debe ajustar al esfuerzo estructural que se le demanda a España para el próximo año. Concepto que no queda suficiente claro para la Comisión Europea.

Pablito Mármol está eufórico, vamos como niño con zapatos nuevos, por haber conseguido meter la cuchara en el Ejecutivo. Y va presumiendo para el que quiera escucharle que ha conseguido una medalla de chocolate porque el gobierno ha aceptado muchas de sus propuestas.

El antropoide de Unidos Podemos, Pablo Mármol, ha declarado que “el acuerdo no es un fin, es un inicio”, ya que le hubiera gustado “conseguir más”. Pobre, él quería una bolsa llena de chuches y sólo le han dado una moneda de chocolate. ¡Qué injusta es la vida!. Lo que han de sufrir aquellos que sólo buscan el bien común, empezando por ellos los primeros.

Pero el ciudadano que pisa las calles no ha de preocuparse por el aumento del déficit. El exceso lo van a pagar los progres. Pablo Mármol venderá su chalet para contribuir a sufragar el abuso en las cuentas públicas.
La Ministra de Educación, Isabel Celaá pondrá al día su patrimonio y pagará los impuestos reglamentarios, para contribuir a paliar el endeudamiento.

El director general de la Agencia Extremeña de la Energía (Agenex), Cosme Segador, elegido por Guillermo Fernández Vara, y que a la sazón es profesor asociado universitario en la Escuela de Ingenierías Industriales de Badajoz, copropietario del cincuenta por ciento de la Fotovoltaica Del Prior 6 S y con un contrato de alta dirección con la Agencia Extremeña de la Energía, que le reporta la asequible cantidad de cuarenta y nueve mil trescientos cincuenta y nueve euros anuales; cederá de motu proprio alguno de los cargos para contribuir a la bajada del paro.
Así como su esposa, Eva Chinarro, que es secretaria ejecutiva de Cambio Climático del PSOE en Extremadura y concejala socialista en el Ayuntamiento de La Albuera.

Y como decía el anuncio: Tacita a tacita…. Y sin amiguitos enchufados podremos bajar los impuestos porque seremos capaces de gestionar mejor los ingresos.

Claro que hoy no interesa progresar, sino tener éxito. No espero encontrar al hombre perfecto. Me contentaría con hallar a un hombre de principios. Pero es difícil tener principios en estos tiempos en que la nada pretende ser algo y lo vacío pretende estar lleno.

Lucía Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: