¡ALERTAS!

“Paisanos” mareados

En realidad, este comentario debería ser una carta al defensor del lector del Diario El País, que tiene confundidos y perdidos en este año 2018 a sus lectores habituales, entre los cuales me encuentro.

Me ha gustado siempre ese periódico por la calidad formal de sus productos, su sección internacional, y la profesionalidad de sus periodistas y colaboradores. Hace años lo seguía porque era el instrumento fundamental para saber lo que pensaba mucha gente, que creía cosas distintas a las que yo defendía. Con ello evitaba vivir en una burbuja informativa muy propia del lector de prensa escrita nacional, que es poco crítico: leo el producto que me cuenta las cosas como quiero que parezcan, aunque no sean totalmente ciertas, siempre que me cuadren con mis convicciones adquiridas.

Con el paso del tiempo, El País representó para mí, en algunas de sus etapas, la proyección de la centralidad mayoritaria de la sociedad española. Sin embargo, en este último año, los seguidores de este prestigioso diario (“paisanos”, nos llamaba un tío mío, más propenso al ABC, una vez desapareció El Alcazar) estamos más mareados que un dominguero intentando salir del Ikea.

En lo que llevamos de 2018, el diario ha pasado de ser la defensa maternal de Albert Rivera y de Ciudadanos, a la cobertura comprensiva del PSOE de Sánchez. La operación de resurrección del bipartidismo, en mayo, les debió pillar con el pie cambiado y, justo en ese momento, pegaron un volantazo de aúpa sustituyendo dirección y línea editorial.

Ahora el Presidente de Gobierno, más radical que cuando estaba en la oposición, es objeto de toda clase de reconocimientos neo-socialdemócratas. El auténtico monstruo de Podemos en enero, se presenta en octubre como brazo de la gobernabilidad racional.

La cobertura de ciertas políticas económicas de austeridad de principios de año, pasa a ser ahora secundaria ante la necesaria asunción de pactos en la cárcel. Los guiños y buena cobertura al PP ante el cambio de etapa, hoy se convierten en forzadas noticias de primera plana sobre inexistentes crisis, y continuas collejas sacadas de contexto a Pablo Casado (no ganó la “paisana” preferida de PRISA, que era Soraya).

Yo respeto todo lo que dicen. No les falta razón en muchas cosas y es problema mío si no lo comparto. Lo que sí pediría es que me anticipasen si van a volver de nuevo a la derecha del año pasado, a través del ultraliberalismo riverista, o si van a contarme la realidad catalana, o las injerencias de Iglesias, desde el candor de una acuarela de colorines, para que me trague las píldoras de su nueva línea. Los voy a seguir, pero a lo mejor necesito algo más fuerte para los mareos que la biodramina.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: