¡ALERTAS!

Callejeando por Toledo. Tercera parte

Nuestra visita continúa por la Catedral de Santa María. Durante años, la tradición popular no escrita la sitúa en sus orígenes como templo visigodo, pasando a mezquita mayor de Toledo en tiempos musulmanes. Alfonso VI conquistó Toledo en 1085 con la promesa de conservar los edificios de culto, las costumbres y la religión tanto de musulmanes como de cristianos.

Su construcción comenzó en 1226 bajo el reinado de Fernando III el Santo y las últimas aportaciones góticas se dieron en el siglo XV cuando en 1493 se cerraron las bóvedas de los pies de la nave central, en tiempos de los Reyes Católicos.
Presenta gran influencia del mejor gótico francés del siglo XIII adaptado al gusto español. Consta de cinco naves más crucero y doble girola . Con naves cuatripartitas y capilla mayor reforzadas con terceletes.

Debido a la duración de las obras tuvo varios constructores: El Maestro Martín las capillas de las girolas. Petrus Petri que las terminó y los triforios al estilo toledano. Rodrigo Alfonso el claustro. Alvar Martínez la fachada de poniente y la única torre de la catedral. Egas Cueman, Enrique Egas, Juan Guas las portadas, capillas y obras suntuarias dando fin a la obra gótica.

La fachada principal tiene tres portadas, Puerta del Perdón en el centro, Puerta del Juicio Final a la derecha y Puerta del Infierno a la izquierda y varias puertas.

Puerta del Reloj, la más antigua de comienzos del siglo XIV se encuentra en la fachada norte. Puerta de los Leones la más moderna, construida entre 1460 y 1466. Puerta llana de estilo neoclásico. Puerta de Santa Catalina es una de las dos puertas que se abren al claustro. De estilo gótico tardío. Y Puerta de la Presentación pertenece a la época del Cardenal Tavera y es la otra puerta que conduce al claustro.

Cuenta con capillas mayores y menores. De las menores sólo permanecen las capillas de Santa Ana y San Gil.
Capilla mayor de gran riqueza en obras de arte. De bóveda poligonal pertenecía a la capilla de los Reyes Viejos. Cerrada lateralmente por dos rejas de piedra. La parte correspondiente al Evangelio fue destruida para realizar el mausoleo del cardenal Mendoza. El presbiterio está labrado y cincelado con figuras mitológicas.
Capilla Mozárabe emplazada en la arista suroeste del templo. De planta cuadrada está enmarcada bajo un cúpula octogonal con artesonado mudéjar, hoy desaparecido.
Capilla de los Reyes Nuevos, la fundó Enrique III de Castilla en 1374. A los pies de la parte norte, entre las capillas de Santiago y Santa Leocadia. Se asemeja más a una pequeña iglesia que a una capilla. Bóveda de crucería gótica y sepulcros renacentistas. El arco de acceso al presbiterio cuenta con dos altares pequeños.
La primera capilla del muro sur es mozárabe con dos sepulcros pertenecientes a Tello de Buendía, obispo de Córdoba y arcediano de Toledo y a Francisco Fernández de Cuenca, arcediano de Calatrava. Capillas: Epifanía, Concepción, San Martín y San Eugenio.
Las capillas de la Girola originales eran pequeñas y dispuestas alternando el tamaño marcado por las bóvedas. Capillas: Santa Lucía, Reyes Viejos, Santa Ana, San Juan Bautista y San Gil.

La sala capitular está adherida al ábside por su lado sur. La mandó levantar el cardenal Cisneros, en año 1504 al arquitecto Enrique Egas. Rectangular con artesonado mudéjar-plateresco. Sus muros muestran pinturas al fresco.
La sacristía es un espacio de grandes proporciones que cuenta con otras piezas contiguas: antesacristía, vestuario y colección de indumentaria.

Los bocetos son de Francisco Vergara y Juan Bautista Monegro y estilo herreriano. Las pinturas en su bóveda de cañón son de Lucas Jordán y el tema central la Imposición de la Casulla a San Ildefonso. En sus paredes hallamos lienzos de: El Greco, Luis de Morales, Pedro de Orrente, Juan Pantoja de la Cruz, Juan de Borgoña, Luis Tristán, Anton van Dyck, y Goya.
En el coro situado en la nave central sobresale la sillería baja obra de Rodrigo Alemán.

Esta catedral es uno de los edificios castellanos que más vidrieras medievales ha conservado. Las más antiguas y más apreciadas por su belleza son las del rosetón del crucero y algunas de la girola. Las correspondientes al siglo XVI están confeccionadas con dibujos renacentistas. En ellas trabajan maestros reconocidos como Vasco de Troya, Juan de Cuesta Alejo Ximénez.
El transparente es la obra maestra de Narciso Tomé. La idea surge para dar luz al sagrario que se encuentra justo a su espalda. La estructura es un retablo con dos cuerpos en altura con un óculo que simboliza el Sol con sus rayos acompañados de un séquito de angelitos dispuestos en múltiples posturas.

En el siglo XVI se implanta el estilo renacentista en las labores de rejería. Los balaustres, las pilastras, y la coronación se trabajan con primorosa orfebrería. Se realizaban en hierro para después dorarlas o platearlas. Los maestros rejeros fueron: Domingo de Céspedes, Francisco de Villalpando, Juan Francés y Julio Pascual.

El Tesoro está ubicado en la antigua capilla de San Juan Bautista. La portada es obra de Alonso de Covarrubias. Consta de un arco de medio punto, cerrado, en el que se abre la puerta adintelada limitada por dos columnas muy adornadas. El interior muestra múltiples vitrinas que guardan el tesoro de la catedral: en objetos litúrgicos, relicarios, báculos, ropas, libros, etc.
La pieza más apreciada es la monumental custodia de Enrique de Arfe, obra de 1517-1524. Su fabricación duró siete años y su coste fue superior a quince millones de maravedíes.

Lucía Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: