¡ALERTAS!

Las encuestas no se equivocan

Las encuestas son el resultado de la Ciencia. No mienten y reflejan su propio margen de error.

El problema es de los cocineros y del tiempo. Los primeros las pueden manipular, pero esto, a pesar de lo que nos creemos, no suele ser así, y son los partidos los que las interpretan mal. Este problema es menor comparado con “el tiempo”: cada uno de nosotros puede cambiar de opinión de la mañana a la noche sobre muchos temas, pero especialmente sobre nuestro voto, más en tiempos confusos y en todos nuestros países donde fluye la información cada segundo e impide la permanencia de criterios de oportunidad, una vez que las ideologías son bastante irrelevantes, y los partidos moderados se alinean con los impulsos sociales.

Las encuestas son bastante fieles en un minuto concreto del día, cuando se hacen, pero en nuestra realidad actual están condenadas al desfase. ¿Deben los partidos hacer caso a las encuestas? Sí, rotundo. Reflejan realidades puntuales y tendencias más permanentes. Pero eso es distinto a “dejarse llevar por ellas”.

Los líderes no se pueden subir al caballo de las ocurrencias de los electores, y mucho menos de algunos de sus afiliados (electores más “ideologizados”, incluso con intereses personales, y poco dispuestos a cambiar de posiciones preestablecidas). Deben liderar el proyecto o idea con propuestas que sumen y no apostando por posturas concretas que solo un grupo comparta, por numeroso que sea entre su electorado.

Los votos se pierden más a medio y largo plazo si se cambian grandes líneas moderadas, por satisfacer impulsos de personas que, precisamente por creer solo en el mensaje cortoplacista y hueco, le abandonaran también.

El electorado, cada vez más reflexivo, quiere líderes moderados y centrados a los que acudir, aunque no lo haga en las siguientes elecciones. Por tanto, claro que hay una tendencia a que el PSOE pueda quedar en primera posición y que irrumpa VOX en las instituciones, pero de un minuto a otro, esa corriente se puede tornar adversa, y revertir de manera definitiva: por ejemplo, si el PSOE, que no creo que lo vaya a hacer nunca ya que el presidente es serio, sólido y siempre comprometido con el interés de España, aceptase las condiciones de aquellos que intentan acabar con nuestra nación. ¿Y si ello pasara?

Ya digo, que no creo, dado que el Presidente Pedro Sánchez es un patriota y un hombre del Estado. Pues si pasara, decenas de miles de españoles dispuestos a votar por VOX o Ciudadanos, podrían plantearse concentrar su voto en el PP para conseguir que este partido superase al PSOE en la primera posición, y no poner en riesgo de nuevo al Gobierno, ni los primeros puestos en el Congreso, en el Senado, en Comunidades y en Ayuntamientos.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: