¡ALERTAS!

No llega ni a sucedáneo de intelectual

“Yo soy el presidente del gobierno”. Hasta ocho veces nos recordó Pedrito Picapiedra, en una entrevista televisiva, los bandazos de su Gobierno. El Presidente ectoplasma para eludir su comparecencia en el Congreso de los Diputados y argumentar a qué dedica el tiempo que le dejan libre los viajes, zanjó la cuestión con esta perla “Soy el Presidente del Gobierno y haré lo que quiera en la Cámara”.

Su cretinismo y maestría para desarrollar el trabajo le ha rentabilizado en la escritura de un libro, cuyo título es “Manual de resistencia”. Un título que bien pudiera haber salido del pueblo. Hace falta tener mucho aguante y estoicismo para soportar a un acéfalo como Pedrito Picapiedra.
El Manual no tiene desperdicio alguno. Las revelaciones son de lo más interesante. En el librito, Pedro Picapiedra, desvela como se obtuvieron los ingresos de sus Primarias:
El capítulo 10 del libro, lleva por título ‘Las Primarias de la militancia’, con un epígrafe dedicado a ‘La financiación de mi campaña’. Dice en la página 22 que “lo primero que necesitábamos era dinero. Pero el problema era dar soporte jurídico al dinero que recaudáramos para poder justificarlo fiscalmente” porque “la legislación fiscal es la que es”. Aquí cuenta que “nos reunimos con compañeros expertos en derecho fiscal”. Los expertos acordaron que: “la forma jurídica más adecuada es la figura de la asociación, es decir, una entidad sin ánimo de lucro que nos permita adquirir derechos, como contratar servicios (instalaciones de escenarios, desplazamientos, etcétera), y también contraer obligaciones”.
El libro también desvela que lo primero que hizo al llegar a La Moncloa fue cambiar el colchón y pintar su habitación. Obvió que, además, adquirió otro colchón más, un canapé, un sofá modular de tres plazas, un cabecero de cama, una cama infantil con cajones y colchón, una nueva cinta de correr, la restauración de un muro del jardín, pintura en distintos edificios del Complejo de La Moncloa… Total unos cien mil eurillos de nada.
A tenor de lo escrito en su librito de bolsillo, Pedrito Picapiedra, se diría que debió escribirlo en momentos de alteración mental. Pedrito Picapiedra afirma en su obra que dimitió como Diputado un viernes, cuando en realidad lo hizo un sábado.
Para él los “propietarios” del Partido Socialista son los militantes. Piensa que los territorios “no pueden imponerse a los del conjunto, por lo que Ferraz ha de gozar de “autonomía”, defiende.
La acogida el barco Aquarius fue un montaje, del por entonces secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, para revitalizar al Partido Socialista No Obrero Español.
Su gran obstáculo fue Susana Díaz. En la convención autonómica del Partido Socialista No Obrero Español, la walkiria no acudió por encontrarse enferma. Pedrito Picapiedra deja entrever que, en realidad, nunca quiso asistir.
Cuando regresó a Ferraz, tras dejar su escaño como Diputado, “me acordé de San Juan de la Cruz en Salamanca: «Como decíamos ayer…»”. Aquella célebre frase era de Fray Luis de León. Un error que en la edición digital del libro ya estaba corregido.

En sus minutos de gloria televisivos nos dejó todo un testamento político:
.- “Nunca ha habido un acuerdo con los independentistas”. Dime que me quieres,
dímelo por Dios. Aunque no lo sientas, aunque sea mentira, pero dímelo.

.- “Hemos hecho más por la justicia social en ocho meses que el PP en siete años”. Y sino que se me paren los pulsos y me doblen las campanas si he mentido.

.- “ No me cierro a entenderme con Ciudadanos, Podemos o el Partido Socialista”. Menos salir de La Moncloa, to te lo consiento, serrana, menos salir de La Moncloa, que Moncloa no hay más que una y a ti te encontré en la calle.
.- “El 28-A debe servir para unir a los españoles”.
Tiiigres (¡tigres), leones (¡leones!)
todos quieren ser los campeones.
.- “No renuncio al marco: diálogo dentro de la Consttitución”. Parole, Parole, Parole.
.- Hay partidos que viven del agravio territorial”.
A quien le importa lo que yo haga?
A quien le importa lo que yo diga?
Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiare.

.- “El independentismo tiene pavor al diálogo”. Miedo, tengo miedo, miedo de perder la bicoca.
Y como me habéis arrojado del poder, como prueba de mi resentimiento vais a votar a ritmo de marcha Cofrade. Me importa una higa que la convocatoria haya molestado a la gran mayoría de los españoles, mi rencor supera el interés público.
Los iliturgitanos te estarán eternamente agradecidos, le has convocado a las urnas el último domingo de Abril, cuando ellos celebran la Romería de la Virgen de la Cabeza, más antigua de España.
El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir. La imprudencia suele proceder a la calamidad.
El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive sin tristeza es feliz; luego el prudente es feliz.
Para andar por el mundo es menester ir bien abastecido de cautela y de indulgencia; aquella sirve para protegernos de daños y pérdidas, esta última de pleitos y de penden-cias.
Largo camino tiene por delante Pedrito Picapiedra para reformarse, cuando en el ADN se trae impreso la egolatría, el narcisismo, la megalomanía.

Lucía Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: