¡ALERTAS!

39 luces: los ayuntamientos y la crisis

La crisis de la política y la sociedad está dejando un panorama tan desalentador que, de no provocar tristeza, ciertos ejemplos serían para morirse de risa. Tras los años de vacas flacas las instituciones han quedado faltas de fondos y agotadas en todos los sentidos, especialmente las corporaciones municipales.

Hace unos lustros, en los meses previos a las elecciones se hacían inauguraciones de postín, que eran oportunamente dejadas para el último momento. Todo comenzó a degenerar cuando se pasó de abrir por todo lo alto un edificio o una calle, a poner solo la primera piedra, que luego resultaba ser la última. El siguiente paso de todos los ayuntamientos hacia la cutrez impuesta por la situación, fue la inauguración de rotondas, auxiliares administrativos, y salas de centros sociales dedicadas a algún autor uruguayo.

Pues bien, ahora, entre el último día de febrero y el primero de marzo, en mi ciudad, la noticia repetida en los sucesivos informativos de todos los medios de comunicación es que la alcaldesa, junto con la del pueblo vecino, y con la máxima autoridad del Estado en la provincia de por medio, encendieron treinta y nueve farolas. Y punto. A ver: no es que inaugurasen treinta y nueve nuevas “luminarias”: estaban ya puestas en la vía que une ambas localidades y el señor ministro de Fomento, competente en el tramo, dio la orden de subir el interruptor y se hizo la luz (el mismo día que su excelencia le apagó definitivamente el fluido, al líder natural del PSOE en Ciudad Real, el Sr. Barreda, para represariarlo).

Por lo visto, los malvados del PP apagaron las farolas por “los recortes” hace unos años, con esa manía que tenían de ahorrar teniendo las arcas llenas de sus antecesores.

Ahora, esto ha sido la gran noticia comarcal, tan importante como los anuncios de obras para 2025 que, al menos, están en la española tradición de mostrar el plano en colorines y airear cifras astronómicas que pagarán otros.

¿No sería mejor dejar de hacer el ridículo, todos, en todos los partidos, y decirle a la gente que se comprometen a limpiar la ciudad, a darle seguridad, a tener a punto los servicios públicos, la asistencia social, o en que los empleados municipales estén contentos y trabajen mejor? Se comienza por dedicar buena parte de los plenos del ayuntamiento a hablar de problemas internacionales y mociones propias de las Cortes Generales, y se termina perdiendo el rumbo de las competencias que marca para la autonomía municipal la legislación de régimen local.

Al menos lo de darle al interruptor si tiene una utilidad inmediata, pero no hace falta para ese viaje tantas alforjas.

Enrique Belda Pérez Pedrero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: