¡ALERTAS!

Pueblos con encanto en Ciudad Real. Santa Cruz de Mudela

Santa Cruz de Mudela se encuentra asentada en el extremo sudeste del Campo de Calatrava. Son varios los restos pertenecientes a la cultura de El Argar los descubiertos en la Dehesa de Mudela y la vega del Jabalón.

Más tarde pasaría por ser un importante asentamiento íbero de la cultura oretana, como podemos contemplar en el yacimiento arqueológico del Cerro de las Cabezas, habitado entre los siglos VII al II. A.C.

A posteriori quedaría emplazada dentro de la zona influyente de la villa romana, para pasar a estar localizada más cerca de Valdepeñas en época visigótica. La huella romana por estas tierras dejó como legado el uso de la vid.

En el siglo VIII pierde poder económico y queda postergada como despensa de cereal en la parte sur del Reino de Toledo.

El nombre de Santa Cruz de Mudela surge en la primera mitad del Siglo XIII. Su origen mezcla datos históricos y leyenda. La tradición alude a la cruz que perpetuó el triunfo de los cristianos sobre los musulmanes en la batalla de Las Navas de Tolosa en 1212. La historia señala que simboliza el cruce de caminos ubicado en la Dehesa de Mudela.

En el siglo XIII se constituye la encomienda de Mudela en la Dehesa que fue ampliada en 1462 con la Villa de El Viso. Estuvo bajo dominio de la Orden de Calatrava hasta después de la conquista de Granada por los Reyes Católicos, fecha en la que se incorpora a la Corona, pasando a ser tierras de realengo.

Debido al déficit económico, la Corona se vio forzada a vender la Encomienda de Mudela y Viso a don Álvaro de Bazán “El Viejo”. En 1569, Felipe II otorga al hijo de don Álvaro el título de Marqués de Santa Cruz. Su hijo, Álvaro de Bazán, el Mozo, primer Marqués de Santa Cruz, construye el palacio y el convento de Franciscanos Capuchinos.

Entre sus monumentos más característicos reseñamos:

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Se construye entre 1474 y 1536 en estilo renacentista. Ofrece una planta basilical de tres naves con capillas laterales. Su ábside es poligonal de tres lados con coro y torre a los pies.

Construida en mampostería y sillería en cornisas, aristas, arcos de ventana y cuerpo superior de la torre, y con aparejo toledano en el cerramiento de la capilla lateral izquierda.

Las cubiertas son de bóveda de crucería. Su planta es de cruz griega y está apoyada sobre seis pilares, dos de ellos configuran el coro y los muros de carga, dotados de contrafuertes.

Presenta tres accesos: el principal y dos laterales de estilo renacentista en sus portadas. La portada principal se enmarca en una sencilla arcada. Sus bases, columnas y capiteles son de extrema sencillez. Las portadas laterales prosiguen las mismas directrices del conjunto, la portada lateral izquierda se halla coronada por un frontón semicircular y una hornacina, y la derecha es similar a la principal, aunque más sencilla. ​

La torre consta de tres cuerpos separados por impostas, de planta cuadrada en su base. En el cuerpo superior se encuentran las campanas, es poligonal y está flanqueado por pináculos. El conjunto se remata con un chapitel con cubierta de pizarra. La cubierta es a dos aguas y de teja curva o árabe. El 27 de julio de 1993, la iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural.

El Santuario de la Virgen de las Virtudes recrea el tipo de ermita-plaza de toros en la provincia. La Ermita es anterior al siglo XV con techumbre mudéjar. Sobresalen la Capilla Mayor y el Camarín.

La Capilla Mayor la construyó fray Francisco de San José, trinitario, en 1711 y pintada en 1715. Ofrece unas pilastras dóricas que sostienen el entablamento de una cúpula con pechinas y arcos torales.

Las pinturas del Camarín son los mejores frescos del barroco con influencia de las pinturas del Palacio de El Viso del Marqués.

La plaza de Toros pertenece al año 1641 y su estilo es cuadrado, siendo la plaza de toros cuadrada más antigua del mundo que se conserva. Recibe también el nombre de Casa de la Despensa.

Forma conjunto arquitectónico con la Ermita y desde 1981 es Monumento Histórico Nacional. Cabe destacar su sillería clásica, galerías altas de madera con zapatas y balaustrada pertenecientes a casas particulares y sus encalados muros de piedras, junto al inconfundible cuerpo de la ermita.

Las columnas de la galería norte son de época visigótica. También se utilizó como corral de comedias.

Lucía Ballesteros

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: