¡ALERTAS!

Pueblos con encanto en Ciudad Real. San Carlos del Valle

San Carlos del Valle debe su nombre a la Iglesia del Santísimo Cristo del Valle. Se trata de un templo de peregrinación donde se venera al Santo Cristo del Valle. La Iglesia del Cristo del Valle está situada en un extremo de la Plaza Mayor se levantó sobre los vestigios del Santuario de Santa Elena. De estilo Barroco, planta de cruz griega y una gran cúpula central de tambor octogonal y cuatro torres en los ángulos, también octogonales, culminadas por chapiteles y figuras de complejo significado en su base.

La cúpula central alcanza más de veintiocho metros en su interior, en su exterior está coronada por una aguda flecha chapitel de impronta norte-europea muy alta, de casi cincuenta metros desde el suelo. El 17 de abril 1993 fue declarada Bien de interés cultural. ​

Las fachadas son de ladrillo visto con imposta, cornisas y pilastras de piedra. Ofrece dos portadas de grandes arcos. En la primera sobresale una portada-retablo dentro de un arco rehundido y cuerpo inferior de columnas toscanas y el superior de columnas salomónicas. Su centro está coronado por un relieve de Cristo y el milagro de los ladrones.

La segunda brinda mayor riqueza ornamental con columnas dobles a cada lado de la puerta y un bajorrelieve de Santiago a caballo y puerta adintelada. Fue construida entre 1713 y 1729, siendo uno de los mejores ejemplos del barroco tardío en la provincia de Ciudad Real. ​ El 17 de abril de 1993 fue declarado Bien de interés cultural. ​

Los yacimientos arqueológicos emplazados en la zona de San Carlos del Valle, se corresponden esencialmente con dos lugares: la vega del Río Azuer y montes y cerros que rodean al pueblo, tales como el Castillejo, la Allozosa, el Serijo, El Galvarín. En dichos espacios se han localizado hachas de piedra, puntas de flecha, lascas, raspadores, restos de cerámica y objetos de metal.

De período romano se conservan restos tales como ánforas, cráteras, ollas y cuencos, restos de vidrio, monedas.

Durante la sumisión árabe de estas tierras (711- 1212) fue un lugar de paso y de luchas constantes entre árabes y cristianos. De esta etapa sobresale lo que conocemos como “El molino de los moros”, construcción situada a orillas del río Azuer. Anexo al río Azuer se conservan aún algunas norias con arcos de ladrillo propias de las construcciones típicas árabes.

Tras la derrota musulmán, la zona del término del actual San Carlos del Valle paso a manos de la Orden Militar de Santiago dependiendo jurídicamente de La Membrilla.

Las cada vez más profusas peregrinaciones para orar y suplicar al Cristo hicieron que la Corona y las Órdenes Militares edificaran una nueva ermita y departamentos para albergar a los peregrinos, aunque la auténtica intención bien pudo ser la de realizar una construcción señera del lugar y para la propia Corona. Lo que explicaría el uso de un código culto entremezclado con lo popular a la hora de erigir el conjunto monumental.

Con Felipe V en el trono se pone punto y final a la obra; pero el aumento de la población hace que sea necesario una nueva reordenación urbanística, que se produjo durante el reinado de Carlos III, de la mano del Intendente Pedro Pablo de Olavide. A él se debe el plano regular que hoy configura la estructura del pueblo.  En diciembre de 1800, Carlos IV dictó una Carta Real de Privilegio con la que autorizaba la independencia de San Carlos del Valle y lo convertía en municipio independiente.

Su Plaza Mayor tiene forma rectangular y está rodeada de columnas de piedra que soportan pisos y galerías adornadas de balaustres de madera. Su disposición la convierte prácticamente en un teatro barroco.

En su fachada que da al norte se localiza el Ayuntamiento y la escuela, con una sola galería. En la fachada este la galería porticada mediante columnas compuestas de piedra sobre las que descansan dos plantas de galería de madera. En el lado oeste podemos contemplar un balcón corrido, la Iglesia del Cristo del Valle y la plazuela aneja. La fachada sur presenta una galería de madera de mampostería sujeta con hiladas de ladrillo de tejar en los huecos jambeados. La mayoría están enlucidos y pintados de blanco​.

La fachada este es la más simbólica en su parte baja, se encuentra porticada con columnas, sobre las que se sostiene una viga corrida de gran canto. Esta cadencia se repite en la planta segunda y sólo se pierde en uno de los extremos de la plaza debido a una construcción de dos plazas.

El conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de monumento, el 11 de Octubre de 1993.

Lucía Ballesteros

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: