¡ALERTAS!

Historia de la alfarería y cerámica

La cultura de las ánforas globulares ( 3400-2800 a. C.) está ubicada en la cuenca del río Elba en el oeste y la del Vístula al este, desplegándose al sur hasta el curso medio del Dniéster y al este hacia el Dniéper.

La economía estaba centrada en la cría de una variedad de ganado, sobresaliendo el cerdo en su fase inicial, lo que la diferencia de la de Cultura de los Vasos Embudos, que prefería el ganado bovino. Los asentamientos están esparcidos. No se ha excavado aún ninguna casa demostrativa que pueda servir como modelo convincente. Se sugiere que algunos de estos asentamientos eran temporales.

La cultura de las ánforas globulares es conocida principalmente por sus enterramientos. Las inhumaciones se hacían en hoyos o en cistas. Se dejaban ofrendas en la tumba, como partes de animales: mandíbulas de cerdo, o animales enteros, como bueyes. También se dejaban objetos como las ánforas globulares y hachas de piedra. Además, se encuentran enterramientos de ganado bovino, a menudo en parejas, acompañados por ofrendas. Existen además enterramientos secundarios en tumbas megalíticas.

Marija Gimbutas ve la introducción de animales en la tumba como una intromisión cultural. Gimbutas también tenía la hipótesis de que en esta cultura se practicaba el satí, y también la ve como una incursión cultural. Los partidarios de la hipótesis de los kurganes de Gimbutas apuntan a que estas prácticas de inhumación distintivas demuestran que esta cultura representa la segunda ola migratoria de pueblos indoeuropeos.

La cultura de la cerámica de bandas pertenece al Neolítico europeo, data del 5500-4500 a. C. y se emplaza en el Danubio medio, el Elba superior y medio; y el sector superior y medio del Rhin.

Estos grupos están conectados con la introducción de la agricultura en Europa central. Los objetos cerámicos de los que recibe su nombre consisten en tazas, cuencos, vasijas y jarras de confección sencilla, sin asas. Están decorados con frisos intercalados con motivos diversos, despuntando los meandros, las volutas y las formas angulosas. Después, esta cerámica fue adornada con pequeñas orejeras, bases y cuellos. Los grupos que la usaban residían en poblados fortificados, algunos de gran tamaño, llegando a alcanzar las cuarenta hectáreas.

La cultura de la cerámica del peine pertenece al Neolítico se centra alrededor del 4200 A.C y llega casi hasta el 2000 a.C. Su nombre lo recibe por la semejanza que existe en su decoración con las huellas de un peine.
Se distribuían entre Finnmark (Noruega) en el norte, el río Kalix (Suecia) y el golfo de Botnia (Finlandia) en el oeste, y el río Vístula (Polonia) en el sur. Llegando incluso a los Montes Urales.
Incorporan la cultura de Narva, en Estonia, y la cultura Sperrings en Finlandia, entre otros. Se cree que en su economía era sobre todo la de cazadores-recolectores, aunque Narva muestra alguna evidencia de la agricultura. Parte de la región fue asimilada por la cultura del hacha de guerra.

Su cerámica se divide en los siguientes períodos:
• temprano (Ka I, ca 4200 a. C.-3300 a. C. aproximadamente)
• típico (Ka II, ca 3300 a. C.-2700 a. C. )
• tardío (Ka III, ca 2800 a. C.-2000 a. C. aproximadamente).
Si bien, las fechas de radiocarbono en algunos fragmentos hallados en el Itsmo de Carelia dan fechas de entre el 5600 a. C. y el 2300 a. C.

Sus enclaves estaban localizados en el mar o junto a las orillas de los lagos, y la economía se asentaba en la caza, la pesca y la recolección de plantas. En Finlandia, se trataba de una cultura marítima especializada en la caza de focas. La vivienda dominante es el teepee de treinta metros cuadrados, donde unas 15 personas podían vivir perfectamente. También había casas rectangulares de madera, sobre todo en Finlandia a partir de 4000 a. C. Las tumbas fueron excavadas dentro de los asentamientos y los muertos eran cubiertos con ocre rojo.
La cultura se ha significado por la presencia de pequeñas figuras de arcilla cocida y cabezas de animales hechas de piedra. Las cabezas de animales por lo general representan a osos y alces, y se consiguieron partiendo de las técnicas del Mesolítico. También hubo muchas pinturas rupestres.
En cuanto al idioma, existe una hipótesis sobre que el origen urálico de esta cultura. Se cree que no hablaban una lengua indoeuropea.

Lucía Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: