¡ALERTAS!

CERÁMICA TARTESIA, COLOREADA DE OCRE, GRIS PINTADA Y NEGRA PULIDA NORTEÑA

La cerámica tartésica es la manufacturada por los de Tartessos, en especial, la originaria de la parte occidental de Andalucía y Sur de Extremadura. Nace entre la época del Bronce Final (1100-750 a.C.) y el Periodo Orientalizante (750-500 a.C.). ​ Presenta dos fases, una primera de cerámica hecha a mano, con dos períodos: el de piezas bruñidas con decoración de retícula, anterior a la colonización Fenicia, y el de decoración pintada tipo Carambolo, en las dos los motivos decorativos son geométricos. La segunda fase utiliza el torno rápido y las piezas son grises monocroma o ‘grises orientalizantes. Además, de piezas elaboradas ​ con una pasta de arcilla homogénea con pingües desengrasantes, especialmente de granitos de cuarzo. Son de color rojizo claro o anaranjado.

La superficie exterior de las vasijas aparece espatulada excepto las zonas del cuello, asas, zona superior de la panza y zona cercana a la base, que son allanadas. La decoración característica son tres bandas pintadas en color rojo en la panza. En ocasiones se disciernen restos de pintura roja en el interior del cuello y la parte superior del borde, lo que hace pensar en la posibilidad de decoraciones más historiadas. ​ También se supone el uso funerario, reproduciendo la costumbre púnica de guardar cenizas familiares en recipientes como las ánforas o el pithos. ​

La cerámica tartesia está muy representada en organismos como el Museo de Cádiz, el Museo de Carmona, el Museo Arqueológico de Sevilla y el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

La cultura de la cerámica coloreada de ocre es una cultura de la Edad de Bronce (II milenio a.C.) que surge en la llanura de los ríos Ganges y Yamuna. Es una cultura contemporánea y sucesora de la cultura del valle del Indo. ​ La cultura de la alfarería ocre fue la última etapa de la Edad de Bronce en el norte de la India y fue sucedida por la cultura de la cerámica negra y roja y la cultura de la cerámica gris pintada.

En 1950 se encontró un nuevo tipo de alfarería en excavaciones en dos pagos arqueológicos correspondientes a la cultura de los depósitos de cobre en el estado de Uttar Pradesh. ​

Otros ejemplares de esta cerámica se encontraron cerca de Yodhpur, en Rayastán fechados en el III milenio a.C. La cultura llegó a la llanura del Ganges desde el noroeste a principios del II milenio a. C. ​

La cultura de la cerámica ocre surgió entre el 2000 y el 1500 a. C.  entre Maiapur y Saipai. Esta cerámica está fabricada en arcilla de grano medio y quemada al fuego, con   lavado de ocre anaranjado a rojo. Los objetos encontrados son: frascos, botellas, cuencos, ollas, cuencos, brazaletes de terracota, figuras de animales, cuentas de cornalina, ruedas de carro de piedra y manos de mortero.

Algunos estudiosos sopesan que la civilización de la alfarería pintada de ocre es una continuación tardía o empobrecida de la cultura Harappa; en tanto que otros la ven como una cultura indígena no relacionada con Harappa.

La cultura de la cerámica gris pintada es una cultura de la Edad de Hierro nacida en la llanura gangética que se extendió desde el 1100 al 350 a.C. Fue contemporánea y sucesora de la cultura de la cerámica negra y roja y precursora de la cultura de la cerámica pulida negra norteña, surgida en el 500 a.C.

El estilo de la cerámica de esta cultura es diferente de la cerámica de la meseta iraní y Afganistán. En algunos sitios la cerámica gris pintada y la cerámica de Jarapa son contemporáneos. ​

El arqueólogo Jim Shaffer ha notado que «en la actualidad, el registro arqueológico no indica ninguna discontinuidad entre la cultura de la cerámica gris pintada y las culturas indígenas protohistóricas».

De acuerdo con el arqueólogo indio D.K. Chakrbarti y otros estudiosos, los orígenes de los patrones de subsistencia de estas poblaciones y sus demás características provienen de la India oriental e incluso del sureste asiático.

La cultura de la cerámica negra pulida se centra en el sur de Asia entre el 700 y el 200 a.C. Se trata de una cultura de la Edad del Hierro que sucedió a la cultura de la cerámica gris pintada (1200-600 a. C.).

Según las diversas evidencias arqueológicas, empezó a desarrollarse hacia el 700 a. C y logró su apogeo entre el 500 y el 300 a. C., durante el auge del Imperio Mauria.

Algunos estudiosos han creído ver paralelismos entre la cultura de la cerámica negra pulida norteña y la vetusta cultura del valle del río Indo (3300-1300 a. C.; con centro en las ciudades de Mojensho Daro y Jarapa), como:  peines y dados de marfil, un sistema parecido de pesos, el uso de ladrillos de barro cocido y piedras en la arquitectura, la construcción de edificios de arquitectura pública, el desarrollo de sistemas de transporte de agua y artesanías similares.

No obstante, también existen algunas diferencias importantes entre las dos culturas, por ejemplo la importancia del cultivo de arroz, mijo y sorgo.​

La cultura de la cerámica negra pulida norteña podría reflejar la primera organización estatal en el sur de Asia. ​

Casi todos los sitios arqueológicos de esta cultura se han encontrado en la actual República de Bangladés y en el estado de Bengala Occidental en la India.

Lucía Ballesteros

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: