¡ALERTAS!

Historia de la alfarería y cerámica. Cultura del vaso campaniforme

La cultura del Vaso campaniforme se asocia al Calcolítico y al período inicial de la Edad del Bronce en Europa Occidental. Su cronología e interpretación son controvertidas, los hallazgos más antiguos serían los encontrados en el área del bajo Tajo (Portugal), con una cronología que iría del 2900 al 2500 a.C.

Su nombre es la consecuencia de las especiales características de estas vasijas en forma de campana invertida y decoración abundante, hallados en Europa, islas del Mediterráneo, Francia, Gran Bretaña, los Países Bajos y parte de Europa Central.

Asociados al vaso suelen encontrarse en las tumbas otros objetos como: puñales de lengüeta, puntas de flecha tipo Palmela, joyas de oro (diademas), brazaletes de arquero y botones de hueso con perforación en “v”. Todo ello siempre en contextos funerarios masculinos.

Con respecto a la decoración, el complejo campaniforme puede clasificarse en varios grupos:
Campaniforme marítimo: decoración puntillada, agrupada en bandas estrechas horizontales que alternan con otras de similar anchura lisas, sin decoración. Color rojo brillante. Tiene su origen en el estuario del río Tajo, hacia el 2900 a. C.
Campaniforme cordado: se aplican cuerdas sobre la cerámica. Su origen parece estar relacionado con el complejo cultural “cerámica cordada/hacha de combate.
Campaniforme marítimo-cordado o mixto: Se trata claramente de una simbiosis entre ambas decoraciones.
Estilo bohemio: esta variedad de la cultura del vaso campaniforme en el centro de Europa presenta decoraciones metopadas.
Campaniforme inciso: esta técnica decorativa es tardía, pero no signo de modernidad.

En la península ibérica el fenómeno campaniforme fija la fase final del Calcolítico local y los siglos iniciales de la Edad del Bronce. El campaniforme ha sido esencial para fijar las cronologías del sur y suroeste peninsulares.
En la península ibérica son más asiduos los campaniformes marítimos que los cordados y los mixtos. Entre los campaniformes posteriores o “avanzados” se podrían distinguir cuatro grupos:
Palmela: Se extiende por el estuario del Tajo y la Extremadura portuguesa. Los vasos decorados responden a cuencos hemisféricos y anchas copas y vasos decorados con líneas puntilladas al principio e incisas después, bien sean horizontales, verticales u oblicuas, obtenidas mediante peine.
Predominan los hallazgos funerarios. La excavación reciente de un hábitat en Malhadas ponen de relieve la importancia de la metalurgia del cobre en esta cultura del comienzo del II Milenio a.C.
Ciempozuelos: se difundió por los valles del Duero y del Tajo. La mayor parte de los hallazgos proceden de los enterramientos. El ajuar cerámico está compuesto por un equipo estándar que incluye el vaso inciso y con incrustaciones de pasta blanca y pseudopintura, una cazuela y un cuenco de iguales características.

La aristocracia renuncia a enterrarse junto al resto de la población y, como los nobles de la Edad Media, hacían gala de su poder con signos tan inequívocos como el oro y las armas. Parece que el grupo de Ciempozuelos se desarrolló entre el 2150 y el 1650, es decir, a lo largo de cinco siglos.
Carmona: Ofrece decoraciones parecidas a las de Palmela. Se desarrolla por el Bajo Guadalquivir. Casi todos los hallazgos corresponden a confusos enterramientos en fosa o cueva. En Andalucía Oriental en el Cerro de la Virgen de Orce (Granada) se documentan cabañas circulares de adobe vinculadas a la cultura del vaso campaniforme. Se han hallados vasos incisos y decorados con peine, emparentados con el grupo Ciempozuelos. También hay copas anchas.
En La Algaba (Sevilla) aparecen platos de borde almendrado y de pestaña vertical, junto a cerámicas decoradas según técnica y estilo campaniforme.
Salamo: Se caracteriza por cerámicas decoradas abigarradamente con incisiones, seudoescisiones u hoyos impresos. Tiene su origen en los estilos pirenaicos. Los yacimientos-tipo más frecuentes son los hábitats en cueva, aunque se conozcan igualmente determinados enterramientos en el interior de cavidades.
En Europa Central tales vasos aparecieron a partir del 2500 a. C. Los yacimientos campaniformes son poco conocidos todavía y resultan difícilmente identificables para los arqueólogos.

Recientemente, materiales relacionados con el fenómeno campaniforme han sido descubiertos en un área geográfica que iría desde el mar Báltico hasta el Adriático y el Jónico, incluyendo países como Bielorrusia, Polonia, Rumanía, Serbía, Montenegro, Croacia, Albania y Grecia.
Los yacimientos del sur de Alemania y este de Europa muestran evidencias de una economía mixta agrícola y ganadera, como indican las piedras de molino y los telares; lo que prueban el carácter sedentario de estos pueblos, así como la durabilidad de sus poblados.
El complejo campaniforme llegó a Gran Bretaña alrededor del 2500 a. C., declinando su uso a partir del 2200-2100 a. C. desapareciendo hacia el 1700 a. C. El campaniforme británico inicial era similar al del Rin, y hacía su final fue más parecidos a los de Irlanda.
Se supone que el único elemento de exportación de este momento fue el estaño, que se extraía de los arroyos de Cornualles y Devon y que se comerciaba en bruto. Se usó para convertir el cobre en bronce desde el 2200 a. C.
El yacimiento más conocido de esta época es Stonehenge, cuya arquitectura neolítica fue llevada al clímax. En el yacimiento de Ferrby, en el estuario del Humber, se han recuperado los botes de madera más antiguos de Europa occidental.

La visión de la cultura arqueológica campaniforme ha variado a lo largo del siglo XX. Muchas de las teorías sobre sus orígenes y su difusión han sido cuestionadas. Para unos ha sido catalogada como una cultura temprana indo-europea, en concreto, para unas antiquísimas culturas proto-céltica, proto-itálica o italo-céltica.
La relativa unidad del vaso campaniforme en Europa en el tránsito del III al II milenio a.C. tendría su explicación en el clima de interacción comercial creado por unas élites ávidas de bienes de prestigio. Se interpretaría como la representación de una vajilla de lujo usada por las élites europeas en ceremonias sociales asociadas a la bebida, los pactos políticos, transmisión de conocimientos, alianzas matrimoniales…

Lucía Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: