¡ALERTAS!

CARTA A AIDA

Querida Aída: desconozco si eres una niña real de dieciséis años, o una niña virtual de dieciséis años creada para sembrar cizaña y manipular a la opinión pública. Lo que sí es que tienes nombre de personaje operístico. Aída, de Giuseppe Verdi. Aída, el personaje principal, de la obra, era una  princesa etíope, que es capturada y llevada a Egipto como esclava. Confío en que  tú final no sea acabar siendo esclava de tus palabras, hechos y omisiones.

La carta que has escrito es esta:

Hola, Leonor. Me llamo Aida y tengo 16 años. No sé si esto te llegará, pero como vas a estar en Asturias para entregar los premios, me gustaría contarte algo que llevo pensando unos meses. Tú y yo tenemos casi la misma edad, pero mi vida es muy diferente a la tuya. Ni soy princesa, ni vivo en un palacio, ni mi padre es el jefe de ninguna dinastía. Ah, y a mi abuelo tampoco lo investiga la Justicia por escaparse a los Emiratos Árabes llevándose cosas que no eran suyas”.

“Yo llevo una vida normal. Vivo en un barrio obrero de las afueras de Xixón. Mi padre trabaja en una fábrica que están a punto de llevarse a otro país y mi madre en el hospital. Con esto del coronavirus está agotada y tiene menos tiempo para estar con la familia. Mi hermana está preparando unas oposiciones y no para de decir que al final tendrá que irse a buscar trabajo fuera, como la mayoría de sus amigas”.

“Mi abuelo cobra una pensión y algunos fines de semana nos invita a comer en el bar y nos cuenta historias de la mina. No quiere que vayamos a su casa porque le da miedo que le da miedo de que en 50 metros cuadrados no se puedan mantener las distancias para evitar contagios”.

“Bueno, no… No te voy a dar más la chapa. La cosa es que el otro día vi en una encuesta que pocos españoles piensan que vayas a ser reina. Supongo que llevas preparándote desde pequeña, pero a mí me parece que los privilegios que heredaste de tu familia son bastante injustos. Si no fueses reina, tendríamos un país un poco más igualitario. Es lo que dice Rodrigo Cuevas: ‘Reinas, o somos todas, o ninguna’. A mi abuelo le haría ilusión que el día de mañana tú y yo seamos ciudadanas felices de una república. Yo siempre le contesto que sólo si es una república feminista. ¿No te parece buena idea?”.

Querida Aída yo tengo algunos años más que tú. He vivido la época en que se cantaba el Cara al Sol, la Transición y la de ahora donde, como tú dirías con tu lenguaje de la LOMCE, mola, más la Internacional. Llevo una vida normal, con un trabajo digno que poco a poco va perdiendo la dignidad gracias a los que han puesto en tu boca esas palabras de adoctrinamiento, que suenan a Nirvana y Arcadia feliz, pero que son huecas e irreales.

Mi abuelo no fue minero, con un salario superior a otros tipos de trabajo y una jubilación anterior al resto de los trabajadores  por las condiciones tan penosas que ofrecía la minería. Fue un trabajador del campo, nada que envidiarle al tuyo. Con un trabajo duro, analfabeto; pero con una inteligencia natural que le permitió no dejarse embaucar ni adoctrinar por nadie. Vivió y sufrió la guerra, la postguerra y todos los avatares que ello conllevaba. Y nunca sembró el oído y el rencor, al contario, siempre luchó por la reconciliación, la paz y el progreso de todos. La misma filosofía que inculcó a su hijo y que éste practico y que ha llegado hasta mí, nítida e inmaculada.

Ni a mi abuelo ni a mi padre los investigó nunca la Justicia porque fueron gente de honor y de palabra. Los que ponen esos vocablos en tu boca son unos facinerosos, imputados. Así, el número tres de los Podemitas, Alberto Rodríguez, secretario de Organización de Podemos y diputado en el Congreso de los Diputados, se ha negado a ir voluntariamente a declarar en el Tribunal Supremo, donde estaba citado como imputado por patear a un policía durante una manifestación. Porque tiene la prerrogativa de ser aforado. Y la arrogancia y la chulería como principios en su educación.

El Grupo de  Estados contra la Corrupción, que depende del Consejo de Europa, advierte que la reforma para renovar el Consejo del Poder Judicial, puede suponer “una quiebra de las normas anticorrupción” de este grupo de países.  Tus ideólogos no roban sólo se apoderan de todo en beneficio propio, que el bienestar del resto a ellos les importa un bledo.

Tus guías ideológicos son tan honestos, íntegros, intachables que están amedrentando con acciones penales a la Senadora, Celia Cánovas, del partido Morado porque los ha denunciado por blanqueo de dinero. El cabecilla de Más País, Íñigo Errejón, el de la “beca black” y la financiación bolivariana, será el encargo de presidir la Comisión Anticorrupción del Congreso, pero su partido es el único que no ha publicado sus cuentas. A lo mejor el efectivo, también, lo tiene en los Emiratos Árabes.

Mi querida Aída, a lo mejor tú estás confinada y no puedes  salir de tu ciudad, o moverte con total libertad. La Ministra de Educación, que tiene bien poca, cuando en el Senado se la criticó por viajar a Bilbao durante el estado de alarma en Madrid, respondió que “Yo voy a  Bilbao cuando quiero porque es mi casa”. Tú que careces de esa sinecura no te puedes mover o te multa la policía.

Fíjate si  tus Cancerberos adiestradores son tan igualitarios con todos los mortales que ya avisaron de que en Otoño padeceríamos otra nueva ola de COVID-19 y en vez ponerse a trabajar para evitarlo, ahora resulta que los responsables de que estemos como estamos son la Organización Mundial de la Salud y los científicos por no avisar de la tragedia antes del 8 de Marzo cuando todas tus amigas las feministas salieron a la calle. Y el gobierno que ya tenía conocimiento de la pandemia dio luz verde para que difundierais  vuestras ideas y el virus.

 Mis casas nunca fueron chalets como el de Pablito Mármol, pero en ellas cabía la familia y algún vecino y si había que respetar unas normas, se acataban ni había nada más que añadir. Porque había derechos y también obligaciones. Y principios basados en las tradiciones que no eran necesarios ponerlos por escrito.

Yo también tengo una encuesta para ti. La mayoría de vosotros no sabe quiénes fueron Miguel Ángel Blanco ni Ortega Lara, ni ETA. A Miguel Ángel Blanco lo mató ETA de un tiro en la nuca, a Ortega Lara lo tuvo secuestrado en un zulo 530 días. ETA mató a más de 853 personas, entre ellas niños y niñas más pequeñas que tú. Hoy sus dirigentes son Diputados, amigos de tus educadores ideológicos, y hasta, firman un manifiesto contra el odio de Vox sin haber condenado nunca los crímenes de ETA, que ellos perpetraron.

Tu abuelo, tú y tus mentores ideológicos queréis una República, pero nunca aclaráis si la República ha de ser Democrática: gobernantes elegidos mediante referendos y elecciones populares, libres y secretas, ya sea directas o indirectas. Autoritaria, gobernadas de manera despótica por alguna facción política. Parlamentaria, cuyos poderes ejecutivos son controlados y sometidos al parlamento. Presidencialista, en cuyo Presidente se delegan todos los poderes. Semiprencialista, combina ambos modelos, donde presidente y primer ministro comparte el poder ejecutivo. República bananera, donde la corrupción es la base de su sustento.

En Rusia igualmente existió una República. Derrocaron y asesinaron a la familia imperial porque mataba al pueblo de hambre. Stalin lo hacía desaparecer directamente en las checas o con un disparo certero. Sufrían torturas pero no pasaban hambre. Lo que no le impidió vivir en el Kremlin, residencia de los zares.

La Democracia y la Memoria Histórica, se defiende, desde el yo interior. Cuando cada uno de nosotros aprenda a vivir con sus orígenes, de donde viene, y asume que su ideal, quizás no sea el más apropiado para la convivencia. Que existe el  respeto. Que hay  situaciones, acciones y omisiones que no son de nuestro agrado, pero que también existe el bien común.

Querida Aída, la igualdad nunca ha existido, me despido de ti con todo mi cariño. Te deseo lo mejor. Aunque tal y como están las cosas dudo mucho que sea así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: